Liga de chapas (I): Fase previa

El Retrovisor

Las películas de sesión doble, las meriendas de pan con aceite o una onza de chocolate, el balón de cuero algo ahuevado, los cromos, el pídola, la lima, la peonza… y alguna tarde de futbolín en los billares del barrio formaban parte de aquellos veranos de nuestras infancia que parecían no acabar nunca y de los que disfrutábamos sin un solo minuto de descanso.

Ver la entrada original 472 palabras más

70 años de bikini en España

El Retrovisor

La actriz francesa Pascale Petit en la Playa de Poniente, en Benidorm, en 1965

«En la España católica de los 50, el despegue turístico de ciudades como Benidorm no solo atrajo veraneantes sino nuevas costumbres de otros países. Las mujeres del norte de Europa lucían bikinis para escándalo de muchos. Una multa a una turista inglesa por vestir la prenda precipitó que Benidorm se convirtiera en la primera ciudad española en legalizar el bikini».

Ver la entrada original 770 palabras más

La merienda… ¡y a la calle!

El Retrovisor

Las vacaciones de verano estaban básicamente, o únicamente, para divertirse y jugar con los amigos. ¡Y vaya si nos cundía! En aquel tiempo, o sea, a mediados de los 60, el verano era casi interminable: desde que acababan las clases y hasta que volvíamos al colegio había un mundo de tiempo libre entre medias que aprovechábamos todo lo que podíamos.

Ver la entrada original 230 palabras más

Última hora: «Del amor y otras locuras», pronto en libertad condicional

El Retrovisor

En pocos días, el Juzgado de Primera Instancia de la editorial Seleer ordenará la puesta en libertad condicional del poemario «Del amor y otras locuras»; o sea, a condición de que los potenciales lectores lo acojan con cariño entre sus manos. Para no dar lugar a engaños, «Del amor y otras locuras» es una selección de poemas «escritos en cualquier tiempo y lugar, en las tórridas tardes de verano o en las gélidas madrugadas de invierno, al abrigo de una juventud a flor de piel o de una madurez que aún necesita un rincón en el que poder refugiarse».

Seguiremos informando…

Ver la entrada original

Última hora: «Del amor y otras locuras», pronto en libertad condicional

En pocos días, el Juzgado de Primera Instancia de la editorial Seleer ordenará la puesta en libertad condicional del poemario «Del amor y otras locuras»; o sea, a condición de que los potenciales lectores lo acojan con cariño entre sus manos. Para no dar lugar a engaños, «Del amor y otras locuras» es una selección de poemas «escritos en cualquier tiempo y lugar, en las tórridas tardes de verano o en las gélidas madrugadas de invierno, al abrigo de una juventud a flor de piel o de una madurez que aún necesita un rincón en el que poder refugiarse».

Seguiremos informando…

«El verdugo» [en el centenario de Berlanga]

Sin duda, uno de los grandes misterios del cine español es saber cómo narices la película El verdugo consiguió regatear a la censura, con lo estricta que era en aquellos tiempos, en los que casi todo estaba prohibido, menos prohibir, eso sí. Pues el caso es que, de pronto, el 17 de febrero de 1964 se estrenó en nuestro país esta ácida comedia negra dirigida por Luis García Berlanga, uno de los grandes realizadores de la época, que había hecho de este género una manera encubierta de tratar la crítica social, tal y como ya había hecho en tantas otras espléndidas películas.

Continuar leyendo “«El verdugo» [en el centenario de Berlanga]”

Eurocopa 1964: ¡Por fin un triunfo de la Selección!



Once titular de la Selección en la Eurocopa 64: Iríbar, Olivella, Zoco, Fusté, Calleja, Rivilla; Amancio, Pereda, Marcelino, Suárez y Lapetra

Con lo bien que se nos había dado Maracaná en 1950, con aquel mítico gol de Zarra, que continúa recordándose con todos los honores en el rincón de muchas memorias, cómo es posible que en el Mundial de 2014, justamente en el mismo escenario, la Selección española cayera a las primeras de cambio, sin apenas haberle dado tiempo a demostrar lo bien que jugaba al «tiqui-taca».

Continuar leyendo “Eurocopa 1964: ¡Por fin un triunfo de la Selección!”

Ruedo Ibérico: un soplo de libertad

Muchos de los que tuvieron la suerte de poder viajar a París en los años 70, entre los que me encuentro, seguro que recuerdan Ruedo Ibérico, una pequeña librería situada en el número 6 de la Rue de Latran, en el corazón del Barrio Latino, que creo que ya no sigue abierta, y a la que no pude resistirme a entrar de nuevo la última vez que visité la capital francesa. Inaugurada en junio de 1970, pronto se convirtió en el centro neurálgico del exilio parisino y de la oposición hasta la caída del Régimen franquista.

«La Chivata», de Luisa Carnés

El Retrovisor

El periódico digital eldiario.es ha ofrecido en exclusiva (2-6-2017) este cuento de Luisa Carnés (1955), la autora republicana injustamente olvidada en la historia de la literatura española, a quien la guerra civil truncó su trayectoria literaria. http://www.eldiario.es/cultura/libros/cuento-Chivata-Luisa-Carnes_0_647435698.html

La Chivata

I

¿Quién era? No podía ser la madre del niño recién nacido, de aquel niño de piel rosada, llena de arrugas, cuyos puñitos apretados eran los únicos puños que podían cerrarse ante las miradas agudas de las celadoras. No podía ser la madre recién llegada, cuyo hijo acababa casi de abrir los ojos a la luz de aquellas galerías, cuya claridad no descubría graciosos pájaros, ni iluminaba un solo árbol, un árbol siquiera, que pudiera contar el paso de las estaciones con su desgranar de capullos en cada rama o su crujir de hojas secas bajo los invisibles dedos del viento. No podía ser aquella madre nueva, cuyos labios pálidos sellaban el camino…

Ver la entrada original 2.921 palabras más

Mi primera comunión

Nunca lo olvidaré. Corría el año 1961, y el 11 de mayo llegó el día que, en aquellos años, todos los niños esperaban con mayor ilusión: el de la «primera comunión». La verdad es que no se debía a un fervor religioso, sino más bien a que era el día en el que uno era el protagonista, el centro de atención de toda la familia, sin olvidar también todos los regalos que se recibían. Entre ellos, recuerdo con especial cariño un regalo típico de ese día: mi primer reloj, nada menos que un «Dogma».

Festival de Eurovisión 2021: Más de lo mismo

El grupo italiano Måneskin

Después de ver a anoche la última edición del llamado «Festival de la Canción de Eurovisión», o sea, Eurovisión, a secas, me he levantado muy ufano dispuesto a hacer una crítica feroz al espectáculo que mis ojos y mis oídos pudieron ver y oír a trompicones, y, por ende, a vanagloriar los viejos tiempos de lo que fue un certamen en el que la música y las buenas canciones eran las protagonistas, mientras que el esperpento quedaba para otras ocasiones. Así que, ordenador en mano, me he aprestado con firme devoción a recordar a Gigliola Cinquietti, Udo Jürgens, Sandie Shaw, France Gall, Frida Boccara, ABBA, Celine Dion… y tantos otros ganadores más de Eurovisión, sin olvidar, por supuesto, a Massiel y a Salomé, nuestras insignes vencedoras del Festival en 1968 y 1969.

¡Bienvenidos al Parque de Atracciones de Madrid!

A los que vivíamos en Madrid —qué tiempos aquellos sin confinamiento ni pandemia, aunque justitos de libertad «a la madrileña»— la verdad es que nos vino de perlas la inauguración, el 15 de mayo de 1969, de ese gran Parque de Atracciones que nos dejó con la boca abierta. Por fin ya teníamos un fantástico sitio al que acudir con la familia o con los amigos para divertirnos, y tan cerca, ahí, en la Casa de Campo, a la que incluso podíamos ir en el Suburbano, que funcionaba desde 1960, bajándonos en las estaciones de Lago o de Batán.

El «pegadizo» sofá de escay

El Retrovisor

Según el «Diccionario panhispánico de dudas» dela RAE, que se las sabe todas, «escay» es la adaptación gráfica de la marca registrada «skai», usada en España para designar «cierto material sintético que imita el cuero». Y a modo de ejemplo utiliza la siguiente frase: «Ellas se sentaban en un sofá de escay negro» (Aparicio «Retratos» [Esp. 1989]). Además, advierte de que debe evitarse el uso de la forma no adaptada «skai», así como el de la grafía «skay», que es el término original inglés.

Hasta aquí todo correcto. Claro que, como es lógico por otra parte, lo que ya no dice el Diccionario, a pesar de la práctica frase con la que ilustra su resolución de la duda, es que con este material se fabricaban la mayoría de los sofás y sillones de los años 60 y 70 —fabricación también extensible a sillas, banquetas, pufs y, en general, cualquier elemento…

Ver la entrada original 299 palabras más

¡Y llegaron Los Canarios!

Acostumbrados como estábamos a grupos de música que nos deleitaban con canciones bastante melódicas y fáciles de digerir, como Los Brincos, Los Ángeles, Los Sírex o Los Mustang, muy en la línea de los Beatles, la verdad es que nos pilló un tanto de sorpresa la llegada desde las «islas afortunadas» de un grupo que hacía rock bastante potente y que parecía aspirar a parecerse más bien a los Rolling Stones, que eran los chicos más duros de entonces.

Demostración sindical del 1 de mayo

Desde 1958, cada 1 de mayo, día de la festividad de San José Artesano (también Obrero, para entendernos mejor), se celebraban en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid las llamadas Demostraciones Sindicales, organizadas por la muy afamada entonces Obra Sindical de Educación y Descanso, que consistían en unas grandilocuentes exhibiciones gimnásticas y folclóricas con las que se quería mostrar lo fuertes, artistas y guapos que eran los trabajadores y trabajadoras españoles.

Serenata «a la luz de la luna»

Lo de ligar aún no resultaba fácil del todo. Aquello de los guateques todavía no se habían puesto de moda y, cuando se celebraba alguna fiesta, el baile «agarrao» no estaba bien visto, así que había que olvidarse de eso de arrimarse mucho. Quizá por eso, cuando por fin alguien se echaba novio o novia, había que cuidarlo como un tesoro y procurar que «el cariño verdadero» perdurase para siempre.

Olores

Recientemente leí una columna de Manuel Vicent en el diario «El País» [4-4-2021] en la que rememora los «perdidos aromas que a lo largo de la vida se han constituido en una estructura de tu memoria». «Para la gente de mi generación —continúa diciendo Vicent en su precioso relato personal— es el olor a linotipia de aquellos cromos de futbolistas y tebeos, el de los lápices Alpino y el de las gomas de borrar con sabor a coco, el del confesionario donde el pecado de la carne se confundía con el aliento a tabaco de picadura que fumaba el confesor […], el del jabón Heno de Pravia que se usaba en casa, el del pegamento de los parches en el neumático de la bicicleta, el de las tahonas y confiterías […], el de alcanfor del armario ropero, el del serrín húmedo con que se barría el bar y el cine del pueblo […], el de los pinos mojados después de una tormenta de verano, el del humus de las hojas fermentadas en otoño».

Rocío Dúrcal, «más bonita que ninguna»

No se sabe muy bien si es que, con bastante retraso, decidimos heredar la tradición de las estrellas infantiles de Hollywood, caso de Shirley Temple o, más aún, de Mickey Rooney y Judy Garland, aunque la verdad es que quedaban un poco atrás en el tiempo. Pero lo cierto es que, a finales de los 50, ya triunfaba de lo lindo nuestra primera «estrella nacional», Joselito, a quien no tardó mucho en seguir Marisol, ya a comienzos de los 60.

Con ellos se abrió la veda a nuevos ídolos de poca edad y mucho talento, como las gemelas Pili y Mili, que eran como «dos gotas de agua», y sobre todo Rocío Dúrcal, aunque en ambos casos quizá sería mejor catalogarlas como «estrellas juveniles».

A José Molina Molero, mi padre. In memoriam

El 6 de abril hubiese cumplido 94 años. Al acordarme, estuve tentado a escribir algo sobre él, pero el paso del tiempo diluye la memoria, así que finalmente decidí desempolvar este breve texto que escribí para el homenaje que se le rindió en Granada, su ciudad natal, en 2004 y que resume cuál fue el verdadero sentido de su vida.

De primero: Potaje de vigilia

Si este fuera el blog de «MasterChef», «Top Chef», «Pesadilla en la cocina», «Karlos Arguiñano en tu cocina» o de cualquiera de esos programas televisivos sobre cocina que tanto abundan y gustan, seguramente lo más apropiado sería empezar enumerando los ingredientes para preparar un exquisito «potaje de vigilia». Pero como este modesto blog no es sino un emotivo Retrovisor, lo más adecuado será simplemente echar un vistazo atrás, cuando este potaje era el «plato estrella» de una Semana Santa que mezclaba pasión y recogimiento, austeridad, abstinencia, devoción y ánimos contenidos.

En Semana Santa, una de romanos

Hay que reconocer que a los que nos encantaban las películas de romanos, la llegada de la Semana Santa era al principio una «bendición» pero, claro, con un poco de moderación, que hasta lo bueno acaba saturando. Para empezar, no había sala de cine, ya fuera de barrio o de estreno, en la que no se proyectara una de esas películas, así que no había elección posible: o una de romanos o una de romanos.

La misa en latín

El Retrovisor

Debo reconocer que lo de la misa en latín no me gustaba demasiado. Bueno, la verdad sea dicha, no me enteraba de casi nada. De hay quizá la expresión popular de «no enterarse de la misa la media», que viene que ni pintada. En realidad, la mayoría de la gente no estaba muy ducha en latín, así que es de suponer que no pillaban una y, como en mi caso, a veces había que hacer playback para que no se notara demasiado que no me sabía el texto.

Ver la entrada original 203 palabras más

«¡Qué orgulloso estoy de mi padre!»

El Retrovisor

Cuando recuerdas alguna anécdota de tu padre o algo que hiciste con él cuando eras pequeño, no necesitas mucho para darte cuenta enseguida de que, para sentirte feliz a su lado, saber que lo querías con toda el alma y que estabas orgulloso/a de él, no hacía falta emprender grandes aventuras ni hacer cosas extraordinarias. Bastaba solo con salir a dar un paseo con él, cogerle de la mano o mirarle a los ojos. Nada más.

Y eso, en cierto modo, es lo que nos cuenta José María, Chema para los amigos, en este precioso relato, una historia real con la que quiere recordar de nuevo aquel maravilloso domingo que pasó junto a su padre. Aquella bonita mañana en la que simplemente fueron al Rastro a cambiar cromos, pero en la que todo acabó convirtiéndose en un día mágico que nunca ha podido olvidar…

Ver la entrada original 809 palabras más

Para el «Día del padre»… del hijo, del primo o del cuñado

El Retrovisor

Si buscas un regalo especial para el «Día del padre», no olvides apuntar en tu lista de preferencias a «El Retrovisor». Este «paseo emocional por la memoria» es un libro ilustrado en el que cuento, en primera persona, recuerdos sencillos pero inolvidables sobre cómo era, especialmente en los años 60, la vida familiar, la vida en el barrio, en el colegio…, o cómo eran los juegos infantiles, las vacaciones, los programas de radio y televisión, la música, el cine, el deporte…, siempre con un tono afable y desenfadado. Todos ellos son recuerdos que nos pertenecieron durante un tiempo y que, de algún modo, nos siguen perteneciendo, porque sin ellos sería difícil escribir el corto o el largo relato del camino que hemos recorrido hasta ahora.

El Retrovisor. Un paseo emocional por la memoria (El ojo de Poe, 2019), 304 páginas.

El retrovisor

http://www.libreriagaztambide.com/retrovisor-el-un-paseo-emocional-por-la-memoria

https://www.elkar.eus/es/liburu_fitxa/retrovisor-el-un-paseo-emocionante-por-la-memoria/molina-melgarejo-jose/9788412039467

https://www.todostuslibros.com/libros/retrovisor-el_978-84-120394-6-7

Ver la entrada original

Para el «Día de la madre»… de la cuñada o de la nuera

Si buscas un regalo especial para el «Día de la madre», no olvides apuntar en tu lista de preferencias a «El Retrovisor». Este «paseo emocional por la memoria» es un libro ilustrado en el que cuento, en primera persona, recuerdos sencillos pero inolvidables sobre cómo era, especialmente en los años 60, la vida familiar, la vida en el barrio, en el colegio…, o cómo eran los juegos infantiles, las vacaciones, los programas de radio y televisión, la música, el cine, el deporte…, siempre con un tono afable y desenfadado. Todos ellos son recuerdos que nos pertenecieron durante un tiempo y que, de algún modo, nos siguen perteneciendo, porque sin ellos sería difícil escribir el corto o el largo relato del camino que hemos recorrido hasta ahora.

El Retrovisor. Un paseo emocional por la memoria (El ojo de Poe, 2019), 304 páginas.

El retrovisor

http://www.libreriagaztambide.com/retrovisor-el-un-paseo-emocional-por-la-memoria

https://www.elkar.eus/es/liburu_fitxa/retrovisor-el-un-paseo-emocionante-por-la-memoria/molina-melgarejo-jose/9788412039467

https://www.todostuslibros.com/libros/retrovisor-el_978-84-120394-6-7

«Y Dios me hizo mujer…»

«Verano» (detalle, 1943), de Edward Hopper

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Gioconda Belli, «El ojo de la mujer. Poesía reunida» (Visor de Poesía, 1991; r2015)

* Gioconda Belli (Managua, 1948), poeta y novelista, estuvo vinculada al Frente Sandinista de Liberación Nacional de 1970 a 1994. El compromiso político y el ser y el sentir femenino son los dos temas fundamentales en una obra que ha contado desde sus comienzos con el respaldo de la crítica y del público. Gioconda Belli se encuentra entre las escritoras latinoamericanas más leídas en América y Europa. De su novela futurista Waslala se han vendido un millón de ejemplares en Alemania, 400.000 en España y se han hecho varias ediciones en Latinoamérica.

Al «tito Pepín». In Memoriam

El Retrovisor

Pepín y su esposa María Luisa, poco después de casarse, paseando por la Acera del Casino de Granada. Pepín y su esposa María Luisa, poco después de casarse, paseando por la Acera del Casino de Granada.

No resulta fácil en tiempos revueltos como estos encontrar a gente de corazón grande y espíritu generoso, a personas de mirada tierna y sensible, capaces de hallar en los demás el mayor sentido de su vida.

Ver la entrada original 803 palabras más

Cine de barrio (II). Sesión continua

Estoy seguro de que no hay un solo español que de pequeño, de joven o de mayor tuviera la sana costumbre de ir a cualquiera de los cines de sesión continua que había en su barrio (o en su pueblo, según localización del español en cuestión) que no los recuerde con verdadero cariño. Y es que en aquellos ya demasiado lejanos tiempos en que no andábamos muy sobrados de divertimentos, por no decir que algo justos, lo del ir al cine era toda una «aventura cotidiana» a la que resultaba difícil renunciar.

Cine de barrio (I). En cartelera

Cuando era pequeño, los lunes, al acabar el colegio, nunca solía quedarme a cambiar cromos o a jugar un rato al fútbol o al minibásket. Lo primero que hacía era ir corriendo a casa. Dejaba la cartera, cogía la merienda —por lo general, un trozo de pan con una onza de chocolate o con aceite y azúcar— y salía escopetado al cine del barrio, o sea, el Olimpia (en la foto), para ver qué ponían esa semana.

A Salvador Távora, teatro en las venas

El Retrovisor

Con ocasión del estreno en el teatro Albéniz de Madrid de la majestuosa «Carmen. Ópera andaluza de cornetas y tambores», allá por 1996, tuve el honor de poder entrevistar para la revista «Paisajes desde el tren» a su director, Salvador Távora, a quien hacía ya muchos años que admiraba por su impagable trabajo al frente de La Cuadra de Sevilla, una de aquellas compañías que nacieron a finales de los 60 y comienzos de los 70 con la etiqueta de «teatro independiente», y a las que aún no se les ha rendido el homenaje que merecen.

Ver la entrada original 480 palabras más

Vespa con sidecar: 2 en 1

Foto: http://historiasdecerdanyola.blogspot.com/2014/05/familia-vadell-coll.html

Después de que, a mediados de los 50, las Vespas empezaron a circular por las calles españolas, tardaron poco en formar parte cotidiana del paisaje urbano de nuestras ciudades. Y es que lo de tener una de ellas no solo permitía moverse con facilidad por las ciudades y llegar hasta donde era imposible hacerlo con un coche, o sea, como ahora, sino también presumir de moderno. Y no digamos ya cuando la reluciente Vespa llevaba integrado un sidecar, que al conductor le daba aún más brillo y prestancia.

La radio. «Ustedes son formidables»

Difícil será encontrar a alguien que no recuerde aquellas tardes con toda la familia reunida alrededor de la mesa camilla escuchando la radio: concursos, canciones, comerciales, o sea, anuncios, seriales, «partes» de Radio Nacional… A las puertas aún de las primeras emisiones de TVE, habrá que convenir, desde luego, como diría la publicidad del Scattergories, que se aceptaba «radio» como «animal de compañía».

¡A las 9 en casa!

Cuando, en 1965, una diseñadora de moda británica llamada Mary Quant presentó una falda de apenas un palmo de tela, se desató la locura entre las adolescentes y jóvenes de la época. Claro que de eso a poder ponérsela había un abismo, porque, sobre todo en el caso de las chicas, en España aún no estaba el horno para bollos y la mayoría de nuestros patriarcas seguían siendo igual de conservadores y estrictos que los padres de sus padres. Y es que, en cuestiones de tolerancia, la modernidad todavía no se había instalado del todo en nuestras casas, y eso que en muchas de ellas ya había hasta televisión y lavadora. Pero, por lo visto, habían llegado antes los avances tecnológicos que los ideológicos.

Canciones del otro lado del Atlántico

El Retrovisor

Después de «fiebre del domingo por la tarde» —véase guateque— y «fiebre del sábado noche» —véase discoteca—, hubo un tiempo en el que, musical y emocionalmente, muchos nos sentíamos más argentinos, chilenos, peruanos o cubanos que franceses, alemanes, italianos o ingleses. Al fin y al cabo, compartir sentimientos, ansiedad y una misma lengua necesariamente creaba un vínculo invisible difícil de romper.

Ver la entrada original 336 palabras más

«De España para los españoles» en «tierra extraña»

El Retrovisor

Primer contingente de emigrantes hacia Bélgica, en 1957. Foto: Manuel Iglesias (EFE)

Mientras asistimos atónitos, y a veces impasibles, a ese interminable drama de exiliados huyendo del exilio o refugiados tratando de encontrar «refugio» en fronteras que no tienen salida; migrantes de todos los colores exponiendo sus vidas en miserables pateras surcando mares revueltos; barcos de rescate Aquarius o Diciotti a la deriva sin un puerto en el que poder desembarcar su «mercancía»…, y autoridades que solo admiten invitados exclusivos en sus «casas de lujo», los recuerdos de nuestra propia tragedia humana se van poco a poco desvaneciendo.

Ver la entrada original 594 palabras más

Palomares 1966 ¡Aquí no pasa nada!

El Retrovisor

«El 17 de enero de 1966 amaneció con cielo azul, mar picado y fuertes rachas de viento. El sol del invierno apenas calentaba el desierto de Almería. A las 9:22 horas de la mañana (hora Zulu, es decir, hora de Londres), cuatro aviones militares se divisan desde la pedanía de Palomares (Almería) como tantas otras veces desde el comienzo de la llamada Guerra Fría. Pero ese día algo era diferente…».

Ver la entrada original 550 palabras más

Nevadas

El Retrovisor

Valencia 1946 – Porta del Mar. Archivo Jacinto Aupí Agramont

Por Manuel Vicent («El País». 11-2-2018)

Conocí por primera vez la nieve el 15 de enero de 1946, a los 10 años. El día de Reyes en el cine del pueblo habían echado la película «Argel» y aun estaban Charles Boyer y Hedy Lamarr mirándose a los ojos en los cartones expuestos en la fachada del bar Nacional cuando sobre ellos empezaron a caer los primeros copos. Camino de la escuela, mientras sonaba en mi bolsa la caja de lápices Alpino, vi que la nieve caía también sobre el tiovivo y los barracones de tiro que estaban montando los feriantes para la fiesta de San Sebastián. A media tarde la nieve ya había cubierto los tejados, los campos de hortalizas, los naranjos y los nidos de los pájaros que yo me sabía. Durante toda la noche continuó nevando dentro de…

Ver la entrada original 257 palabras más

La Cabalgata de Reyes. Preludio de una noche mágica

Cabalgata de Reyes Magos organizada por Radio Madrid, bajando por la calle de Alcalá, en 1959. Foto «ABC»

Desde luego, uno de los momentos más emocionantes de aquellas Navidades que de pequeños vivíamos con verdadera pasión era la Cabalgata de Reyes; o sea, el evento que nos permitía certificar por nosotros mismos que, en efecto, los Reyes Magos ya estaban en nuestra ciudad, en nuestro pueblo o en nuestro barrio para esa misma noche traernos los regalos que mejor les parecían, habida cuenta de que de los que les pedíamos por carta con tanta ilusión nunca había ni rastro.

Y en Navidad…Torneo de Baloncesto del Real Madrid

Hace ya años, como también suele suceder ahora, durante las «tan señaladas» fiestas navideñas se suspendían la mayoría de las competiciones deportivas, así que pocos eventos interesantes nos quedaban en la recámara. Uno de ellos, por supuesto, era el famoso Torneo Internacional de Navidad de Baloncesto, que cada año organizaba el Real Madrid, y que todos los aficionados a este deporte, y más aún si éramos merengones, celebrábamos con verdadero entusiasmo.

Buen viaje, mamá

El 26 de diciembre hubiese cumplido 93 años, pero hace ya más de dos años que pensó que seguramente ya no valía la pena seguir celebrando su cumpleaños. Al fin y al cabo, hacía ya mucho tiempo que había comprado «online» un billete para el último tren que pasara por su vida con destino a cualquier sitio, a ser posible uno mejor que en el que ahora transitaba, que, sinceramente, no le estaba dando muchas alegrías. Continuar leyendo “Buen viaje, mamá”

«El barrendero les desea felices fiestas»

El Retrovisor

Ya por estas fechas, próximas a la llegada de la Navidad, no había día en que no sonora el timbre de la puerta y, al abrir, nos encontráramos con alguien que venía a felicitarnos las «pascuas» y desearnos un «próspero año nuevo», siempre, eso sí, con la loable finalidad de que voluntariamente le diéramos el correspondiente aguinaldo.

Ver la entrada original 163 palabras más

Decálogo navideño

[Consejos para pasar una Navidad «como Dios manda»]

A ver, seamos sinceros. No digo yo que hoy día no se celebre con entusiasmo la Navidad, pero habrá que convenir que nada comparable a como antes se vivía, con aquella ilusión, aquel fragor y aquel empeño por pasarlo bien, que irremediablemente hacía que fuera raro que alguien no disfrutara de ella más que de cualquier otro evento del año.

«Los Intocables»… de Eliot Ness

¡Ojo a la que se nos venía encima! De pronto, en la primera escena del primer capítulo de una serie de la que casi nada habíamos oído hablar hasta entonces, dos tipos, pistola y ametralladora en mano, entran en una peluquería-barbería y, después de darles las pertinentes felicitaciones a los clientes, se lían a tiro limpio con ellos. Así, como el que no quiere la cosa. Acto seguido: presentación de la serie, protagonistas y título del capítulo, «El trono vacío». Inmediatamente después segunda escena, en la que una voz en off cuenta que, el 5 de mayo de 1932, el famoso gánster Al Capone, detenido por evasión de impuestos, va camino de prisión, donde cumplirá una condena de once años… ¿Qué, cómo te quedas?

21 de noviembre ¡Solo ante el tallaje!

Dos eldenses siguen la noticia de la muerte de Franco

¡Vaya por Dios! No había días en todo el año, y va y el 21 de noviembre de 1975, que ya es casualidad, me toca ir a eso que se llamaba «tallarse», o sea, a ver si te daban o no el visto bueno para ir a la «mili»; mejor dicho, al Servicio Militar, para darle un tono más serio al asunto, que por aquel entonces todavía era obligatorio, como ir a la escuela, echarte novia y hacerte un hombre de provecho.

Los futboleros de los 50 saltan al campo

Este libro está especialmente dedicado a todos esos aficionados al fútbol nacidos en los años 50, a aquellos que crecieron dándole patadas a un balón; viviendo la apasionante aventura de ir a un partido para poder ver de cerca a los jugadores que tanto admiraban; escuchando por radio las retransmisiones simultáneas de los encuentros de cada jornada, o viendo por televisión el emocionante partido del domingo por la tarde… A aquellos a los que ver jugar a Pelé, Di Stéfano, Kubala o Luis Suárez les despertó la pasión por el fútbol y, con el paso del tiempo, siguieron alimentándola con cada jugada de Bobby Charlton, Eusébio, Beckenbauer o Cruyff, o cada gol de Müller, Gárate o Quini…

Un libro ilustrado con las ligas, las copas y los mundiales de nuestra infancia y juventud (1950-1978) para vibrar de nuevo con esos entrañables recuerdos.

Con prólogo de Pepe Domingo Castaño y entrevista a Amancio Amaro

José Molina Melgarejo, Nosotros, los niños futboleros nacidos en los años 50 (B. Senior Expert SL, 2020) 144 páginas ilustradas

https://latam.casadellibro.com/libro-nosotros-los-ninos-futboleros-nacidos-en-los-anos-50-las-ligas-las-copas-y-los-mundiales-de-nuestra-infancia-y-juventud/9788412040388/11452261

https://www.calledelregalo.es/regalo/libro-nosotros-los-ninos-futboleros-con-tarjeta-1950/?gclid=CjwKCAiAv4n9BRA9EiwA30WND_SNEQrMVUSUGTXcsYud2H3wyF_oilTko9WPNxO94OlqbXBSEc3XhhoCcuIQAvD_BwE

Invierno «a punto»

El Retrovisor

Ya en pleno otoño y con el invierno tiritando a la vuelta de la esquina, que cuando menos te lo esperas ya está llamando a la puerta, conviene proceder de inmediato a la comprobación de las armas de calentamiento corporal con las que contamos en nuestro fondo armario, si es que el armario dispone de fondo, y si es que es menester renovar al arsenal de defensa, no vaya a ser que en uno de esos ataques imprevistos de frío intensivo se nos congele hasta el corazón y la «liemos parda».

Ver la entrada original 455 palabras más

CARTAS DE UNA DESCONOCIDA (I). A Sara Montiel

El Retrovisor

Querida Sara:

Sé que llego muy tarde y que debía haberte escrito mucho antes. Te pido perdón por ello. Pero no tuve valor de hacerlo o quizá es que me daba mucha vergüenza. Ahora sé que va a ser difícil que leas esta carta, porque falleciste en 2013, pero nunca se sabe. Yo que soy muy religiosa y creo en los milagros pienso que a lo mejor, cuando la envíe por correo, quién sabe si hay algún ángel por ahí que me hace el favor de dártela en mano. Bueno, sé que suena un poco ridículo, pero he visto que pasan cosas así en las películas, así que por qué no pensar que pueda hacerse realidad. También intenté saludarte alguna que otra vez cuando iba a los estrenos de algunas de tus películas, pero siempre había tanta gente a tu alrededor, que no había manera de acercarme a ti para…

Ver la entrada original 854 palabras más

Un disco muy «sencillo»

Ni siquiera recuerdo si aquellos pequeños discos de vinilo de 7’’ y 45 rpm que tanto nos gustaban tenían algún nombre especial. En realidad, creo que simplemente los llamábamos «discos»; o sea, nada de «sencillos» o de «singles», como años después se conocerían, seguramente porque no concebíamos que los hubiera de otro tipo, salvo cuando hablábamos de los LP —«Long Play», claro—, es decir, de los álbumes, como ya se ha generalizado. Pero eso ya eran palabras mayores.

Manuel Orantes, el otro Manolo

El Retrovisor

Que yo recuerde, ni en la década de los 60 ni en la de los 70 llegué a conocer a un amigo, familiar, vecino o conocido que jugara al tenis. Bueno, conocido sí, porque en esos años teníamos hasta en la sopa a un tal Manuel Santana, que había tenido la ocurrencia de ganar el torno de Roland Garros en 1961 y 1964, el US Open en 1965, y el de Wimbledon en 1966, lo que significaba que, de la noche a la mañana, el tenis se había convertido en “deporte nacional”, aunque casi nadie sabía muy bien cómo era eso del set y, sobre todo, lo de pasar de 15 a 30 y luego a 40 en un juego.

Ver la entrada original 278 palabras más

El «pegadizo» sofá de escay

Según el «Diccionario panhispánico de dudas» dela RAE, que se las sabe todas, «escay» es la adaptación gráfica de la marca registrada «skai», usada en España para designar «cierto material sintético que imita el cuero». Y a modo de ejemplo utiliza la siguiente frase: «Ellas se sentaban en un sofá de escay negro» (Aparicio «Retratos» [Esp. 1989]). Además, advierte de que debe evitarse el uso de la forma no adaptada «skai», así como el de la grafía «skay», que es el término original inglés.

Quino deja huérfana a Mafalda

 

Sigue pareciendo una niña idealista, mordaz e inteligente, pero, aunque no lo parezca, el pasado 29 de septiembre Mafalda cumplió 56 años. ¡Eso es conservarse bien! En concreto, su creador, el humorista gráfico Joaquín Salvador Lavado, más conocido (o solo conocido) por el seudónimo de Quino, del que ayer nos despedimos con un «hasta luego», publicó en 1964 la primera historieta protagonizada por su inolvidable personaje en el suplemento humorístico «Gregorio» de la revista «Leoplán».

Continuar leyendo “Quino deja huérfana a Mafalda”

¡Alerta roja: practicante a la vista!

Ilustración: Sara Molina

Ni las películas de terror, ni aquellas historias que nos contaban del «comemantecas» o del «hombre del saco», ni tan siquiera las amenazas que a veces nos proferían de que acabaríamos ardiendo en las calderas de Pedro Botero si no nos comportábamos como Dios manda. Nada de todo aquello nos daba tanto miedo como sentir la intimidante presencia del ¡practicante! Sí, el practicante, aquel «criminal en serie» al que, de tarde en tarde, visitábamos en el dispensario o venía a casa solo pertrechado de agujas y jeringas, pero dispuesto a asestar a sus pequeñas víctimas las más dolorosas y terribles estocadas. Continuar leyendo “¡Alerta roja: practicante a la vista!”

«La tía Tula», retrato de la España provinciana

Estrenada en el cine Lope de Vega de Madrid, el 21 de septiembre de 1964, «La tía Tula», según acertadamente se resalta en la web de «Filmin», es una «asombrosa adaptación de la obra de Miguel de Unamuno. Toda una conmoción para el cine español de los sesenta que alcanza un rigor dramático y una solidez formal inaudita para plasmar un brillante recuadro de la sociedad provinciana de la época» (Miguel Ángel Palomo). Continuar leyendo “«La tía Tula», retrato de la España provinciana”

«El Retrovisor» en la Librería Gaztambide

Si buscas algún ejemplar de «El Retrovisor. Un paseo emocional por la memoria», pero te resulta difícil o te da pereza comprarlo por internet, puedes acercarte a la Librería Gaztambide, donde te atenderán estupendamente. Por supuesto, su venta online también es una magnífica alternativa para aquellos que prefieren comprar desde casa.

Librería Gaztambide

C./ Meléndez Valdés, 52 – 28015 Madrid (Argüelles)

Tfno. 915 503 172

libreriaonline@libreriagaztambide.com

http://www.libreriagaztambide.com/retrovisor-el-un-paseo-emocional-por-la-memoria

«Los chicos del Preu», pero no los de la peli

Fotograma de «Los chicos del Preu», con Karina en primer término

Seguro que alguien llegó a ver en su momento, o quién sabe si más recientemente, «Los chicos del Preu», la película de Pedro Lazaga que narra, como bien se resume en Wikipedia, «las inquietudes, problemas, amores, amistades, desencuentros y experiencias de un grupo de jóvenes que emprenden un nuevo curso escolar, el Preuniversitario, que les dará acceso a la Universidad y, por tanto, a la vida adulta. La trama está vista a través de los ojos de Andrés Martín (Emilio Gutiérrez Caba), un muchacho de Tomelloso [ya decía yo que, además de Plinio, conocía a alguien más de esta localidad manchega] que llega a Madrid con una beca y queda fascinado por la vida en la capital. Después, al percatarse del gran esfuerzo económico que deben hacer sus padres, decide ganar dinero descargando camiones en un mercado y compaginar este trabajo con los estudios». Continuar leyendo “«Los chicos del Preu», pero no los de la peli”

¡La vuelta al cole!

[En época de normalidad]

Pues sí, aunque parezca mentira, después de un largo verano, por fin comienza el nuevo curso escolar. ¡Qué alegría, dirán muchos, especialmente padres! Como cada año, el entusiasmo de los niños y niñas que vuelven a clase crece en la misma proporción en la que adelgazan los bolsillos de los padres, que de pronto parecen sufrir un ataque severo de raquitismo; o sea, con la nueva «temporada escolar», inevitablemente, se inicia también la adquisición de nuevo equipamiento: libros de texto, mochila, uniforme, chándal, zapatillas de deporte…, y un sinfín de cosas más que resulta imposible enumerar ahora. En definitiva, una ruina total. Continuar leyendo “¡La vuelta al cole!”

¡A bailar el «Casatschok»!

Aún no nos habíamos recuperado del todo de tanto bailar «La Yenka», después de que Johnny y Charlie Kurt la trajeran desde Holanda a mediados de los 60, y va y, en 1969, el francés afincado en España Georgie Dann, que tenía todas las papeletas para convertirse en un cantante muy popular, se descuelga con el «Casatschok». ¡Madre mía, qué sofoco! Y es que, así a primera vista, parecía difícil aprender a bailar aquella canción inspirada en el folclore ucraniano y que, según parecía, era una versión de «Katyusha», una melodía soviética que se hizo muy famosa en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Continuar leyendo “¡A bailar el «Casatschok»!”

Vida y «milagro» del balón de reglamento

El Retrovisor

A la hora de decidir a qué jugábamos esa tarde en la calle, no era difícil hacernos con unas cuantas canicas para jugar al «gua», unas peonzas para bailarlas, unas tabas, unos tacones de zapatos o unas chapas para inaugurar la «Vuelta ciclista con chapas», cuestiones todas ellas ya tratadas y analizadas con anterioridad. El problema surgía cuando a muchos nos apetecía echar un partido de fútbol. Y no es que no pudiéramos conseguir un balón de fútbol, porque siempre alguno tenía en su casa uno de goma, como se conocía entonces. La cuestión es que era tan ligero, que cuando le dabas una patada se disparaba calle abajo unos cientos de metros, así que solíamos pasarnos más tiempo yendo a por el balón que jugando.

Ver la entrada original 812 palabras más

A mi tita María Luisa. In memoriam

Se ha marchado sin molestar, como a ella le gustaba; en silencio, no fuera a ser que si se quejaba mucho acabara despertando a los demás y nos los dejara descansar. Así había sido toda su vida, y así quiso que fuera hasta su último aliento. Por eso seguramente pensó que, a sus 88 años, ya había vivido lo suficiente, y que lo mejor era emprender viaje al cielo antes de que, aquí en la tierra, tuvieran que cuidar demasiado de ella, algo a lo que no estaba acostumbrada ni parecía dispuesta a consentir. Al fin y al cabo, la gloria la tenía ganada desde hacía ya mucho tiempo, y reservado asiento en primera clase para que su viaje a la eternidad, donde ya la esperan con todos los honores, sea lo más placentero posible. Continuar leyendo “A mi tita María Luisa. In memoriam”

Fórmula V Éxito garantizado

El Retrovisor

No hay ninguna duda. Seguro que si hubiera que elegir, por votación popular, al grupo español de finales de los 60 y principios de los 70 que más éxito tenía, el premio se lo llevaría por unanimidad Fórmula V, aquellos jóvenes madrileños que, a partir de 1968, invadieron con sus canciones las listas de ventas, los guateques, las emisoras de radio y los programas de televisión; o sea, todo lo que oliera a música, fiesta y diversión.

Ver la entrada original 138 palabras más

23 de julio: Especial Día del Libro

El Retrovisor

Para celebrar este extraño Día Internacional del Libro, después de cuarenta días de confinamiento, te invito a subirte al tren del «Retrovisor» y emprender un «paseo emocional a través de la memoria», durante el cual encontrarás recuerdos sencillos pero inolvidables sobre cómo era, especialmente en los años 60, la vida familiar, en el barrio, en el colegio…; o cómo, desde la distancia, eran los juegos infantiles, las vacaciones, los programas de radio y de televisión, la música, el cine, el deporte…, siempre con un tono afable y desenfadado. «Todos ellos recuerdos que nos pertenecieron durante un tiempo y que, de algún modo, nos siguen perteneciendo, porque sin ellos sería difícil escribir el corto o el largo relato del camino que hemos recorrido hasta ahora».

https://elretrovisorblog.wordpress.com/pedir-libro/

Ver la entrada original

De paseo por la Luna

Buzz Aldrin ante la bandera de EE UU en la Luna, el 20 de julio de 1969 (NASA)

Según la rumorología popular, hay tres momentos de nuestra historia en los que todo el mundo recuerda qué estaba haciendo en ese justo momento. Uno es la cogida de Manolete, el 28 de agosto de 1948, en la plaza de toros de Linares. Otro, el histórico gol de Zarra a Inglaterra en el Mundial de Brasil, el 2 de julio de 1950. Y, por último, la llegada del hombre a la Luna, el 20 de julio de 1969. Continuar leyendo “De paseo por la Luna”

Indigesta digestión

El Retrovisor

La familia Molina, plácidamente haciendo la digestión. Foto: José Molina.

En los días calurosos del verano, o sea, casi todos, la mejor noticia que podían darte tus padres es que iríais a pasar el día a la piscina, el río o la playa; caso este último si la paga de julio del cabeza de familia daba para pasar unas escuetas vacaciones en algún apartamento, hostal o pensión de una ciudad, pueblo o simple pedanía que dispusiera de acceso al mar; es decir, que tuviera playa, ya fuera de arena, pedruscos o «chinicos» —véase piedras pequeñas que al pisarlas se clavan en la planta de los pies como si fueran puñales recién afilados—.

Ver la entrada original 503 palabras más

Broncearse o achicharrarse

La verdad es que hasta no hace demasiado, que el tiempo corre que es una barbaridad, no estábamos muy al tanto de eso que hoy ya se conoce oficialmente como «protector solar», y que ni más ni menos que consiste en una crema que sirve para proteger nuestra piel de los graves estragos que puede provocarnos pasar horas a pecho descubierto tomando el sol, sin tan siquiera una mísera sombrilla a la que echar mano. Continuar leyendo “Broncearse o achicharrarse”

La merienda… ¡y a la calle!

Las vacaciones de verano estaban básicamente, o únicamente, para divertirse y jugar con los amigos. ¡Y vaya si nos cundía! En aquel tiempo, o sea, a mediados de los 60, el verano era casi interminable: desde que acababan las clases y hasta que volvíamos al colegio había un mundo de tiempo libre entre medias que aprovechábamos todo lo que podíamos. Continuar leyendo “La merienda… ¡y a la calle!”

Valora «El Retrovisor»

Se ruega encarecidamente a todo aquel que haya tenido a bien leer «El Retrovisor. Un paseo emocional por la memoria» que, si dispone de tiempo y un poco de voluntad altruista, deje por favor algún comentario sobre el libro en el apartado de «Valoraciones» de la revista literaria y editorial «Las nueve musas», cuyo enlace dejo al final de esta llamada a la desinteresada promoción del libro. Se admiten, por supuesto, todo tipo de críticas, incluso las constructivas y de venganza personal, aunque se agradecen mucho más las elogiables, plausibles y altamente positivas.

https://www.lasnuevemusasediciones.com/libreria/literatura/cuentos-y-relatos/el-retrovisor/

Un millón de gracias y siempre a vuestro servicio.

El perpetrador del susodicho libro

«El turismo es un gran invento», ¿qué no?

El Retrovisor

Aquellos españoles que, durante los tórridos días de verano, tenían la suerte de poder disfrutar de unas merecidas vacaciones, además de vivir en «completa normalidad», también podían constatar «en vivo y en directo» que, como bien anunciaban los medios de comunicación y, por ende, los rumores de la calle, «el turismo era un invento estupendo», especialmente para los que podían sacar tajada del mismo y, por descontado, para los que tenían a bien poder disfrutar de él como Dios manda.

Ver la entrada original 428 palabras más

Vuelta ciclista… con chapas

El Retrovisor

Las chapas eran, sin duda, una de las «grandes atracciones» de aquellas largas y entretenidas vacaciones de verano de mediados de los años 60 (o de la época que cada uno recuerde). Pero, como no solo de fútbol se vivía entonces, había que darle distintas alternativas.

Entre ellas, la que más solía gustar era la de disputar, durante varios días seguidos, una «vuelta ciclista», sustituyendo, claro está, las bicicletas por chapas, que lo cosa no daba para más. ¡Ya hubiéramos querido entonces tener nuestras propias bicicletas para echar carreras, pasear con ellas o lo que se terciara!

Ver la entrada original 187 palabras más

Raymond Burr como Perry Mason

El Retrovisor

Vistas como andan las cosas hoy día en nuestro país —coronavirus al margen—, con tantas tramas judiciales de todos los colores y para todos los gustos, la verdad es que nos vendría nada mal tener a un nuevo Perry Mason en casa; o sea, a aquel experto abogado que, en los años 50 y 60, era el protagonista de una de las series de TV que más éxito tuvo entonces.

Interpretada por Raymond Burr, un gran actor con aspecto de tipo implacable y seguro de sí mismo, «Perry Mason», en efecto, batió récords de audiencia y nos permitió casi doctorarnos en derecho, teniendo en cuenta todo lo que aprendíamos, en cada capítulo, en los juicios en los que el susodicho abogado tenía que defender un difícil caso, generalmente con un complejo asesinato de por medio, de esos que daban para un argumento lleno de enredos, intrigas y misterios.

Ver la entrada original 213 palabras más

Cliff Richard, «Congratulations»

Desde luego, tuvo guasa la cosa. Me explico: para una vez que ganamos Eurovisión, o sea, en 1968, con el famoso «La, La, La» que interpretó Massiel, va y en España arrasa la canción que quedó en segundo lugar. Sí, no hace falta recordarlo, «Congratulations», que cantaba un británico llamado Cliff Richard, que aquí muy pocos conocían aún, y que, según todas las encuestas, era el gran favorito para ganar el Festival, sobre todo porque «jugaba en casa». Continuar leyendo “Cliff Richard, «Congratulations»”

¡Al rico corte helado!

Sin discusión alguna, el corte de helado o helado al corte, al parecer también conocido como «helado napolitano» o «cassata brick», según consta en nuestro consultorio básico, o sea, Wikipedia —que no añade el posterior calificativo de «sándwich»—, era el rey del surtido heladero de la época, por encima incluso del helado de cucurucho. Al menos esa es la impresión personal que tengo después de repasar cuál era realmente el más solicitado tanto en las escasas heladerías que había por aquel entonces —la época concreta ya que la ponga cada uno— como en los muchos carritos de helados que recorrían las calles de las ciudades, lo cual era una alivio en días calurosos de verano. Continuar leyendo “¡Al rico corte helado!”

Francia rehabilita a Louis de Funès como maestro de la comedia

Por Álex Vicente, «El País» (3-5-2020)

Menospreciado durante años por su humor pedestre y su expresividad histérica, sin rival en la taquilla a lo largo de dos décadas, el cine de Louis de Funès protagoniza una inesperada rehabilitación en Francia. La reposición televisiva de sus películas, rescatadas para aportar una pizca de sosiego al confinamiento, ha congregado cinco millones de espectadores por título. Una exposición en la Cinemateca Francesa, la primera dedicada a un actor, tenía que abrir sus puertas el 1 de abril. La crisis sanitaria obligó a aplazar la inauguración, lo que no ha logrado frenar una reivindicación que llevaba tiempo fraguándose. En 2019 ya se inauguró un museo dedicado a su obra en Saint-Raphaël, en la Costa Azul, donde su mítico personaje de gendarme impuso la ley en los sesenta, antes de filmes tan exitosos como «La gran juerga» (1966), «El gran restaurante» (1966) o «El tatuado» (1968). Continuar leyendo “Francia rehabilita a Louis de Funès como maestro de la comedia”

La revolución de la minifalda

Mary Quant, en el centro, con dos modelos luciendo la minifalda. Foto: Getty Image

¡Quién iba a decirle a la diseñadora británica Mary Quant, allá por 1963, el revuelo que iba a generar en medio planeta, por no decir el planeta entero, el invento de su popular «minifalda», aunque, para que quede constancia de ello, la paternidad de tan revolucionaria prenda todavía se sigue disputando entre ella y el diseñador francés André Courrèges. Continuar leyendo “La revolución de la minifalda”

Pepe Isbert, «actor de cabecera»

Resultaría difícil entender muchas de las películas españolas de los años 50 y 60 sin la presencia de aquel extraordinario actor que atendía al nombre familiarmente reconocido de Pepe Isbert, aunque, para que quede constancia de ello, el auténtico era José Enrique Benito y Emeterio Ysbert Alvarruiz. Continuar leyendo “Pepe Isbert, «actor de cabecera»”

23 de julio: Especial Día del Libro

Para celebrar este extraño Día Internacional del Libro, te invito a subirte al tren del «Retrovisor» y emprender un «paseo emocional a través de la memoria», durante el cual encontrarás recuerdos sencillos pero inolvidables sobre cómo era, especialmente en los años 60, la vida familiar, en el barrio, en el colegio…; o cómo, desde la distancia, eran los juegos infantiles, las vacaciones, los programas de radio y de televisión, la música, el cine, el deporte…, siempre con un tono afable y desenfadado. «Todos ellos recuerdos que nos pertenecieron durante un tiempo y que, de algún modo, nos siguen perteneciendo, porque sin ellos sería difícil escribir el corto o el largo relato del camino que hemos recorrido hasta ahora».

https://elretrovisorblog.wordpress.com/pedir-libro/

 

El Retrovisor

 

Herta Frankel y su Perrita Marilín

El Retrovisor

Los más pequeños de la casa, aunque dudo de si no había que incluir también a los más mayores, éramos fans incondicionales de aquella perrita caniche llamada Marilín que, a pesar de ser bastante impertinente y respondona, nos parecía realmente encantadora. De hecho, era difícil no encontrar a un niño o una niña de la época, o sea, de mediados de los años 60, que no quisiera tener una Marilín en su casa, porque para impertinente y responda ya teníamos a nuestra hermana mayor.

Ver la entrada original 318 palabras más

«Mantenga limpia España»

Si mis fuentes de información no me engañan, algo a lo que no siempre puedo dar crédito, en 1964, o sea, mientras curiosamente celebrábamos con verdadero entusiasmo el triunfo de la Selección Española de Fútbol en la Eurocopa celebrada en Madrid —entonces denominada Copa de Naciones—, la campaña «Mantenga limpia España», promovida por el «activo» Ministerio de Información y Turismo, andaba a pleno rendimiento. Continuar leyendo “«Mantenga limpia España»”

Para empezar, secretariado

El Retrovisor

Cuando, a los 18 años, una chica debía decidir qué hacer en el futuro, en lo primero que casi siempre pensaba era en hacer un curso de secretariado, o sea, estudiar taquigrafía y mecanografía, y luego francés, que era el idioma que más cerca nos pillaba y, sin duda, el que considerábamos de mayor proyección internacional. Lo de saber inglés, alemán o chino estaba claro que todavía no nos tentaba demasiado. Probablemente es que, por extrañas razones que se desconocen, en aquel tiempo las mujeres que decidían ponerse a trabajar estaban predestinadas a ser secretarias de dirección o administrativas en alguna oficina, o eso al menos se creía.

Ver la entrada original 215 palabras más

Arturo Pomar, el español que se enfrentó a Bobby Fischer

Paco Cerdà glosa en «El peón» el duelo que tuvo lugar en 1962 entre Arturo Pomar y el campeón mundial del ajedrez

Por Leontxo García («Babelia», en «El País», 7-3-2020)

Los apasionantes perfiles de Bobby Fischer y Arturo Pomar, dos genios encumbrados por los Gobiernos de sus países, y abandonados después cuando necesitaban ayuda, encarnan bien las miserias y grandezas de Estados Unidos y España, respectivamente. Paco Cerdà toma como percha en «El peón» (Pepitas de Calabaza) la primera partida entre ambos ajedrecistas, en 1962, y sobre ella cuelga historias impactantes de otros peones tan desdichados como necesarios para el progreso del mundo. Continuar leyendo “Arturo Pomar, el español que se enfrentó a Bobby Fischer”

Vida y «milagro» del balón de reglamento

A la hora de decidir a qué jugábamos esa tarde en la calle, no era difícil hacernos con unas cuantas canicas para jugar al «gua», unas peonzas para bailarlas, unas tabas, unos tacones de zapatos o unas chapas para inaugurar la «Vuelta ciclista con chapas», cuestiones todas ellas ya tratadas y analizadas con anterioridad. El problema surgía cuando a muchos nos apetecía echar un partido de fútbol. Y no es que no pudiéramos conseguir un balón de fútbol, porque siempre alguno tenía en su casa uno de goma, como se conocía entonces. La cuestión es que era tan ligero, que cuando le dabas una patada se disparaba calle abajo unos cientos de metros, así que solíamos pasarnos más tiempo yendo a por el balón que jugando. Continuar leyendo “Vida y «milagro» del balón de reglamento”

R8: El enemigo en casa

El Retrovisor

No sé por qué extraña razón había la costumbre de aferrarse a algo, fuera cual fuera su rendimiento, e incluso de que ese gusto se transmitiese de padres a hijos. Y eso precisamente fue lo que sucedió con aquel querido Renault 8 blanco que compró mi padre, no recuerdo exactamente qué año. De lo que sí me acuerdo es de que subirse a él era como vivir una emocionante aventura de intriga y misterio, ya que jamás se sabía qué podía suceder en un viaje largo o en un simple desplazamiento cuatro calles más abajo.

Ver la entrada original 283 palabras más

Canciones del otro lado del Atlántico

Después de «fiebre del domingo por la tarde» —véase guateque— y «fiebre del sábado noche» —véase discoteca—, hubo un tiempo en el que, musical y emocionalmente, muchos nos sentíamos más argentinos, chilenos, peruanos o cubanos que franceses, alemanes, italianos o ingleses. Al fin y al cabo, compartir sentimientos, ansiedad y una misma lengua necesariamente creaba un vínculo invisible difícil de romper. Continuar leyendo “Canciones del otro lado del Atlántico”

«Voy a Andorra. ¿Te traigo algo?»

El Retrovisor

No cabe duda de que Andorra siempre ha sido un importante destino turístico, especialmente por su extraordinario entorno natural y por su rico patrimonio cultural. Bueno, y para qué engañarnos, también por su amplia oferta comercial, que desde tiempo inmemorial ha sido otro de sus principales atractivos. Hablo, por supuesto, de la época a la que yo me refiero, allá hacia finales de los años 60, principios de los 70, cuando en lo de la cuestión bancaria aún no estábamos tan puestos como, por lo visto, hoy día.

Ver la entrada original 296 palabras más

CARTAS DE UNA DESCONOCIDA (II). A Julio Iglesias

Querido Julio:

Por la presente, espero que te encuentres bien. Hacía mucho tiempo que quería ponerte unas letras, pero la verdad es que me daba bastante vergüenza. Pero ahora que ya tengo una edad, mi hija pequeña me ha convencido de que debía hacerlo. Al fin y al cabo, ¿qué podía perder, que no leyeras mi carta? Me daría pena, eso sí, pero también entendería que no lo hicieras, o que ni siquiera abrieras el sobre, pero me imagino la cantidad de cartas que debes de recibir todos los días, y seguro que no tienes tiempo para leerlas todas.

Continuar leyendo “CARTAS DE UNA DESCONOCIDA (II). A Julio Iglesias”

Érase una vez un «Retrovisor»…

El Retrovisor

Feliz [cuento de] Navidad

Érase una vez un «Retrovisor» decidido a abandonar temporalmente su apacible refugio en internet y salir a la calle vestido de libro con la intención de recordarlo todo; bueno, o «casi» todo. Para ello, se atavió con sus mejores galas blogueras, o sea, con una selección de «prendas» personales extraídas de https://elretrovisorblog.wordpress.com, y se lanzó a la aventura dispuesto a contar algunas de esas historias y anécdotas que trasladan a un tiempo no tan lejano, al menos en esa imborrable memoria sentimental que suele conservarse con mucho cariño y una pizca de entrañable nostalgia.

Ver la entrada original 368 palabras más

El Cinerama, una de las maravillas del mundo

El Retrovisor

En diciembre de 1958 se estrenó en el entonces cine Albéniz de Madrid y en el Teatro Nuevo de Barcelona un revolucionario formato cinematográfico que se conocía como «Cinerama». Básicamente, esta nueva maravilla tecnológica, que intentaba darle un mayor aliciente al cine con el fin de combatir la feroz competencia de la televisión, consistía en rodar las películas simultáneamente con tres cámaras de 35 mm, y luego proyectarlas también con tres cámaras sincronizadas sobre una pantalla gigantesca, lo que conseguía que las imágenes resultaran realmente espectaculares. El único problema, según parecía, es que se notaban ligeramente las líneas que separaban las tres proyecciones, aunque probablemente esto fue solo un mal menor comparado con lo que luego acontecería.

Ver la entrada original 395 palabras más

Palomares 1966 ¡Aquí no pasa nada!

«El 17 de enero de 1966 amaneció con cielo azul, mar picado y fuertes rachas de viento. El sol del invierno apenas calentaba el desierto de Almería. A las 9:22 horas de la mañana (hora Zulu, es decir, hora de Londres), cuatro aviones militares se divisan desde la pedanía de Palomares (Almería) como tantas otras veces desde el comienzo de la llamada Guerra Fría. Pero ese día algo era diferente…». Continuar leyendo “Palomares 1966 ¡Aquí no pasa nada!”

«Archie y sus amigos»

En lo que a series animadas de TV se refiere, estaba claro que, allá por los años 60, los más pequeños éramos fans incondicionales de «Don Gato», «Popeye el Marino», «Lindo Pulgoso», «Los osos montañeses», «Tom y Jerry», «Magila el Gorila», «Los Supersónicos», «La Hormiga Atómica», «El Pájaro Loco», «El Oso Yogui», «Scooby Doo»… y, por supuesto, de las aventuras de todos los personajes de los «Looney Tunes», y seguramente de alguna que otra que ahora mismo no recuerdo. Y todas ellas siguieron gustándonos aunque fuéramos cumpliendo años y, poco a poco, dejáramos de ser «los más pequeños». Continuar leyendo “«Archie y sus amigos»”

Y para Reyes… «El Retrovisor»

Qué va a decir cualquier padre de su criatura: que si es el más bonito y listo de todos; que hay qué ver lo gracioso y simpático que es; que si es el más inteligente del mundo; que parece mentira lo mucho que le gusta leer y lo bien que escribe y se expresa; que vaya memoria que tiene, que no hay nada que se le olvide…

En fin, cosas como estas y algunas otras más son inevitables no decirlas cuando uno hace referencia a su hijo o a su hija. Así que será menester disculparme si, al hablar de «El Retrovisor», se me escapan calificativos parecidos, pero es que es imposible no dejarse llevar por la pasión cuando uno siente tanto cariño por algo o por alguien. Continuar leyendo “Y para Reyes… «El Retrovisor»”

Aquella inolvidable Nochevieja…

Un grupo de amigos y compañeros de trabajo se divierten en una cena durante la celebración del Año Nuevo (Archivo Regional de la Comunidad de Madrid)

Lo que Manuel nunca olvidó fue aquel gélido invierno de 1959 que se había presentado casi sin avisar, pero que le descongeló el corazón y, sin que se lo hubiera propuesto, le dio un nuevo sentido a su vida… Continuar leyendo “Aquella inolvidable Nochevieja…”

Érase una vez un «Retrovisor»…

Feliz [cuento de] Navidad

Érase una vez un «Retrovisor» decidido a abandonar temporalmente su apacible refugio en internet y salir a la calle vestido de libro con la intención de recordarlo todo; bueno, o «casi» todo. Para ello, se atavió con sus mejores galas blogueras, o sea, con una selección de «prendas» personales extraídas de https://elretrovisorblog.wordpress.com, y se lanzó a la aventura dispuesto a contar algunas de esas historias y anécdotas que trasladan a un tiempo no tan lejano, al menos en esa imborrable memoria sentimental que suele conservarse con mucho cariño y una pizca de entrañable nostalgia.

Continuar leyendo “Érase una vez un «Retrovisor»…”

«El Retrovisor» en «Cuentos para adultos»

«El Retrovisor» se asomó a la pequeña pantalla en «Un cuento para ti. Cuentos para adultos», el programa del canal de TV «Déjate de historias» que presenta la estupenda Julia Bustamante. Todo lo que se dijo y «contó» en este agradable espacio televisivo está en este vídeo que DéjateTV ya ha colgado en su web.

El retrovisor, José Molina Malgarejo – CUENTOS PARA ADULTOS – DéjateTV

 

Gracias por vuestra visita

Junto a Claudio de Miguel, impagable «maestro de ceremonias»

No tengo palabras de agradecimiento para todos los amigos que, a pesar de la inclemencia del tiempo, el pasado 14 de noviembre acudieron a la librería Gaztambide de Madrid para acompañarme en la salida de este primer paseo emocional por la memoria de «El Retrovisor».

Continuar leyendo “Gracias por vuestra visita”

Fútbol americano vs Rugby

El Retrovisor

Con la NFL, o sea, la Liga de fútbol americano en plena ebullición, en la que los Eagles, los Patriots, los Giants, los Ravens, los Panthers, los Broncos, los 49ers y otros tantos equipos ya andan ahí luchando desesperadamente por alcanzar la «Super Bowl», tuve ocasión de ver la final de la Copa Mundial de Rugby celebrada en Japón, en la que se enfrentaban las selecciones de Sudáfrica e Inglaterra. Como bien pude comprobar, sobre el césped del Estadio Internacional de Yokohama, 30 aguerridos gladiadores se batían a pecho descubierto por intentar que un balón ovalado traspasase las fronteras enemigas, bien colocándolo tras una línea llamada «de anotación», bien logrando que el susodicho artefacto atravesara algo así como una portería de tres palos en forma de H.

Ver la entrada original 686 palabras más

«El Retrovisor» en forma de libro

Sin importarte el qué dirán, «El Retrovisor» decidió abandonar temporalmente su apacible refugio en internet y salir a la calle en forma de libro dispuesto a contarlo todo; bueno, o «casi» todo. Para ello, se ha ataviado con sus mejores galas blogueras, o sea, con una selección de «prendas» personales extraídas de https://elretrovisorblog.wordpress.com, en las que es posible reconocer historias y anécdotas que nos trasladan a un tiempo no tan lejano, al menos en nuestra imborrable memoria sentimental. Continuar leyendo “«El Retrovisor» en forma de libro”

R8: El enemigo en casa

No sé por qué extraña razón había la costumbre de aferrarse a algo, fuera cual fuera su rendimiento, e incluso de que ese gusto se transmitiese de padres a hijos. Y eso precisamente fue lo que sucedió con aquel querido Renault 8 blanco que compró mi padre, no recuerdo exactamente qué año. De lo que sí me acuerdo es de que subirse a él era como vivir una emocionante aventura de intriga y misterio, ya que jamás se sabía qué podía suceder en un viaje largo o en un simple desplazamiento cuatro calles más abajo. Continuar leyendo “R8: El enemigo en casa”

CARTAS DE UNA DESCONOCIDA (I). A Sara Montiel

Querida Sara:

Sé que llego muy tarde y que debía haberte escrito mucho antes. Te pido perdón por ello. Pero no tuve valor de hacerlo o quizá es que me daba mucha vergüenza. Ahora sé que va a ser difícil que leas esta carta, porque falleciste en 2013, pero nunca se sabe. Yo que soy muy religiosa y creo en los milagros pienso que a lo mejor, cuando la envíe por correo, quién sabe si hay algún ángel por ahí que me hace el favor de dártela en mano. Bueno, sé que suena un poco ridículo, pero he visto que pasan cosas así en las películas, así que por qué no pensar que pueda hacerse realidad. También intenté saludarte alguna que otra vez cuando iba a los estrenos de algunas de tus películas, pero siempre había tanta gente a tu alrededor, que no había manera de acercarme a ti para presentarme y decirte lo mucho que me habías gustado siempre y que había seguido toda tu carrera, incluso en los últimos años, cuando yo creo que, con perdón, la cabeza se te había ido un poco. Continuar leyendo “CARTAS DE UNA DESCONOCIDA (I). A Sara Montiel”

Gabino “el de las quinielas”

El Retrovisor

Uno de los españoles más envidiados en 1968 fue, sin duda, Gabino Moral Sanz, un joven agricultor vallisoletano que, de la noche a la mañana, se convirtió en una de los personajes más populares del país. Su mérito no fue conquistar el Polo Norte a pie, cruzar el estrecho de Gibraltar nadando al estilo perrito, ganar el Oscar al mejor actor rural o inventar la vacuna contra la ludopatía; no, su única “proeza” fue la “puñetera” suerte (y no lo digo con rencor) de ser el único acertante de una quiniela de 14, lo que le sirvió para hacerse con el botín quinielístico más cuantioso logrado hasta entonces, exactamente ¡30.207.774 pesetas!, que en aquella época era una verdadera fortuna.

Ver la entrada original 177 palabras más

Del Madrid y del Atleti, y viceversa

El Retrovisor

Definitivamente, cuando éramos niños, no vivíamos el fútbol de la misma manera que ahora. Por supuesto, éramos seguidores acérrimos de un equipo, pero siempre teníamos un segundo en la lista de favoritos, como en el menú de Firefox, sin ir más lejos.

En mi caso, mi equipo «de toda la vida» era el Real Madrid, del que era socio desde los 12 años. Así que, como es fácil suponer, me sabía de carrerilla aquella legendaria alineación que lucía el equipo a mediados de los 60; o sea, Betancort, Sanchís, De Felipe, Miera, Pirri, Zoco, Félix Ruiz, Amancio, Velázquez, Grosso y Gento. ¿A que impresiona?

09 Mar 1966, Madrid, Spain --- Real Madrid faces Anderlecht in a final game of the Copa Europa. Standing (L to R) Betancort, Pachín, De Felipe, Sanchís, Pirri, Zoco; Sitting (L to R), Veloso, Amancio, Grosso, Velázquez, Gento. --- Image by © EFE/Corbis 9 marzo de 1966. El Real Madrid posa antes de enfrentarse al Anderlecht en la final de la Copa Europa. De pie: Betancort, Pachín, De Felipe, Sanchís, Pirri, Zoco; sentados: Veloso, Amancio, Grosso, Velázquez, Gento (EFE/Corbis)

Ver la entrada original 176 palabras más

«Del rosa al amarillo»: Adiós a la infancia

El Retrovisor

Cuando, el 5 de septiembre de 1963, se estrenó «Del rosa al amarillo», nos quedamos un poco descolocados. Y no solo por esa historia tierna y sencilla sobre el amor que narraba la película, sino también por su propio director, Manuel Summers, que debutaba con ella en el cine comercial y al que, todavía hoy, muchos seguimos relacionando más con su faceta de humorista gráfico, en revistas como «La Codorniz», «Hermano Lobo» y el diario «ABC», que con la de cineasta.

Ver la entrada original 304 palabras más

Operación retorno. «El regreso»

El Retrovisor

Como el que no quiere la cosa, habían llegado a su fin las «apacibles» vacaciones del verano, que, como solía suceder cada año, nos habían vuelto a dejar el cuerpo y el bolsillo como recién estrenados. Así que ya era hora de ir haciendo las maletas y de poner rumbo a casa, donde nos aguardaba el ansiado descanso hogareño, cómodamente acurrucados en nuestro sofá de toda la vida, ese de escay rojo que con tanto cariño nos acogía y en el que lo de descansar sí que adquiría todo su sentido.

Ver la entrada original 821 palabras más

«Voy a Andorra. ¿Te traigo algo?»

No cabe duda de que Andorra siempre ha sido un importante destino turístico, especialmente por su extraordinario entorno natural y por su rico patrimonio cultural. Bueno, y para qué engañarnos, también por su amplia oferta comercial, que desde tiempo inmemorial ha sido otro de sus principales atractivos. Hablo, por supuesto, de la época a la que yo me refiero, allá hacia finales de los años 60, principios de los 70, cuando en lo de la cuestión bancaria aún no estábamos tan puestos como, por lo visto, hoy día. Continuar leyendo “«Voy a Andorra. ¿Te traigo algo?»”

50 años de Woodstock

Todo lo que falló y seguimos haciendo mal en los macrofestivales

Por Carmen López («eldiario.es», 14-8-2019)

Lo que pasó en el festival de Woodstock de 1969 puede resumirse en cuatro días de música, psicotrópicos, amor y barro. Aunque la historia confirmó que fue mucho más que eso, claro. Ese evento del verano del amor fue el germen de uno de los grandes negocios de la industria musical y de una nueva forma de consumo de cultura: el atracón. Este 15 de agosto celebra su 50 aniversario, una efeméride difícil de obviar.

Woodstock fue una especie de episodio piloto y lo lógico es que los organizadores de festivales posteriores hubieran ido solucionado los problemas que presentó para no repetirlos, pero algunos no han sido estudiantes muy aplicados. En el famoso documental «Woodstock: 3 Days of Peace & Music» («Woodstock: 3 días de paz y música»), dirigido por Michael Wadleigh y montado por un joven Martin Scorsese, se ve detalladamente (dura 184 minutos) qué salió mal en aquellos días. Estos son algunos de los factores más importantes que se deberían tener en cuenta a la hora de programar un evento de estas características. Continuar leyendo “50 años de Woodstock”

Festival de la Canción de Benidorm

El Retrovisor

Julio Iglesias, en 1968, durante su actuación en el Festival de Benidorm.

Según he podido comprobar en internet, que en eso de buscar información sí que nos ha solucionado la vida, desde 2008 se celebra en la localidad alicantina de Benidorm, todavía hoy día uno de los iconos turísticos de esta querida España, el llamado «Low Cost Festival Benidorm», que extraoficialmente puede ser considerado como el continuador del Festival Internacional de la Canción de la referida localidad.

Ver la entrada original 553 palabras más

La canción del verano o lo que queda de ella

El Retrovisor

A estas alturas de la película, todavía hay quienes siguen empeñados en encontrar la «canción del verano». Sin ir más lejos, en este caluroso estío en el que andamos enfrascados, que no refrescados, parece ser que, entre los temas favoritos para alzarse con tan digno galardón, están, entre otros muchos: «Lo malo» (Aitana y Ana Guerra), «Downtown» (Annita y J Balvin), «Me niego» (Reik, Ozuna y Wisin), «Sin pijama» (Becky G y Natti Natasha), «La cintura» (Álvaro Soler), «Ya es hora» (Ana Mena, Becky G y De La Ghetto), «Clandestino» (Shakira y Maluma), «El anillo» (Jennifer López), «Usted» (Juan Magán y Mala Rodríguez) y «Malamente» (Rosalía), que parece ser la mejor posicionada. Canciones, en todo caso, de las cuales, debo reconocer, que no tengo la más pajolera idea.

Ver la entrada original 382 palabras más

Vacaciones de verano para mí…

Por fin las merecidas vacaciones familiares estaban al caer. ¿La fecha? Pues un día cualquiera del mes de julio o de agosto, lo mismo da, de 1966, por poner un año —aunque esto último resulta intrascendente para todo lo que acaece de aquí en adelante—. Lo que no variaba, como todos los años, era el destino; o sea, a ser posible una localidad playera del sur peninsular, de esas que estaban poniéndose tan de moda y que, por lo que parecía, iban a acabar saturadas de veraneantes. Pero, claro, tenían la ventajas de que eran más económicas y, por consiguiente, el alquiler de un apartamento, pensión u hotel resultaba mucho más accesible al bolsillo familiar. Continuar leyendo “Vacaciones de verano para mí…”

«El turismo es un gran invento», ¿qué no?

Aquellos españoles que, durante los tórridos días de verano, tenían la suerte de poder disfrutar de unas merecidas vacaciones, además de vivir en «completa normalidad», también podían constatar «en vivo y en directo» que, como bien anunciaban los medios de comunicación y, por ende, los rumores de la calle, «el turismo era un invento estupendo», especialmente para los que podían sacar tajada del mismo y, por descontado, para los que tenían a bien poder disfrutar de él como Dios manda. Continuar leyendo “«El turismo es un gran invento», ¿qué no?”

«La tía Tula», retrato de la España provinciana

Estrenada en el cine Lope de Vega de Madrid, el 21 de septiembre de 1964, «La tía Tula», según acertadamente se resalta en la web de «Filmin», es una «asombrosa adaptación de la obra de Miguel de Unamuno. Toda una conmoción para el cine español de los sesenta que alcanza un rigor dramático y una solidez formal inaudita para plasmar un brillante recuadro de la sociedad provinciana de la época» (Miguel Ángel Palomo). Razones no le faltan a esta sucinta reseña de la espléndida «opera prima» de Miguel Picazo, uno de aquellos jóvenes directores españoles, como Carlos Saura, Basilio Martín Patino, Vicente Aranda, Manuel Summers, Gonzalo Suárez, Jaime Camino, Jorge Grau y Pere Portabella, entre otros, que en la década de los 60 trataron de darle un nuevo rumbo a nuestro cine, siguiendo de algún modo la estela marcada poco antes por otros ilustres de la dirección como Luis García Berlanga, Juan Antonio Bardem y José Antonio Nieves Conde. Eran los síntomas más evidentes del denominado «foco madrileño» y de la llamada «Escuela de Barcelona», que no hacían sino tratar de activar en nuestro país lo que movimientos cinematográficos como el «Free Cinema» británico, la «Nouvelle Vague» francesa y, ya anteriormente, el «Neorrealismo» italiano habían logrado en otros países europeos. Continuar leyendo “«La tía Tula», retrato de la España provinciana”

«La leyenda del tiempo». Inolvidable Camarón

«“La leyenda del tiempo”: 40 años del disco que nos enseñó a ser libres sin temor al qué dirán»

Por Alejandro Duque (eldiario.es, 15-6-2019)

Para muchos, fue una puerta de iniciación al flamenco. También los hubo que descubrieron gracias a él los poemas de García Lorca, Omar Khayyam y Fernando Villalón. Para otros, fue un punto de inflexión, el hito que marcaría un antes y un después en el arte jondo. Y hay quien –los menos– todavía piensan que se trata de una herejía imperdonable. Lo cierto es que, justo cuando se cumplen este 16 de junio los 40 años de la salida a la luz de «La leyenda del tiempo», el disco que revolucionó la carrera de Camarón de la Isla sigue dando que hablar y alentando a otros muchos creadores, no sólo flamencos. Y no sólo músicos. Continuar leyendo “«La leyenda del tiempo». Inolvidable Camarón”

40 años sin John Wayne

«Su imponente planta. Su personalidad arrolladora de su clásica postura, la forma de llevar el sombrero, ese pañuelo tan correctamente colocado, el inconfundible chaleco, el cinturón y pantalones, esas botas tan impecables. Es que no se puede aguantar, es el más grande sobre una pantalla, es el Duke». Así, por lo visto, sigue viendo a John Wayne una fan incondicional suya; o sea, uno más de los miles y miles de seguidores que el actor estadounidense conserva todavía, a pesar de que hace ya más de cuarenta años que no está entre nosotros y desde la última vez que pudo vérsele en la gran pantalla («The Shootist», 1976).

Continuar leyendo “40 años sin John Wayne”

¡Gracias por ir a la Feria!

Todo mi agradecimiento a aquellos amigos, conocidos y eventuales lectores que el domingo 9 se acercaron a la caseta de la Feria del Libro de Madrid en la que estuve firmando ejemplares del libro «Queridos recuerdos de los años 50 y 60».

Una mañana preciosa que conservaré para siempre entre mis recuerdos inolvidables.

https://www.calledelregalo.es/idea-regalo-libro-queridos-recuerdos-de-los-anos-50-y-60-9386_0.html

¡Nos vemos en la Feria del Libro!

Si tienes un rato y te apetece pasarte por la Feria del Libro de Madrid, el próximo domingo estaré firmando ejemplares del libro «Queridos recuerdos de los años 50 y 60. Momentos inolvidables de nuestra infancia y adolescencia»

Domingo 9 de junio

Caseta 38 (SGEL)
de 12 a 14 h

¡Te espero!

https://www.calledelregalo.es/idea-regalo-libro-queridos-recuerdos-de-los-anos-50-y-60-9386_0.html

https://www.plusesmas.com/agenda/culturales/tus-queridos-recuerdos-en-la-feria-del-libro-de-madrid/

 

Palito Ortega, el multiusos

El Retrovisor

Llamándose Palito, la verdad, no parecía que fuera a triunfar demasiado en esto de la música. Pero lo cierto que este argentino simpático y guapetón lo petó en el mundo del espectáculo, tanto en la canción, como en el cine y la televisión. De hecho, y concretando cifras, para que la cuestión quede perfectamente certificada, desde que comenzó a despuntar en 1962, y hasta hoy día, el amigo Palito ha grabado nada menos que 39 álbumes y 6 recopilatorios; ha trabajado en 33 películas, ha intervenido en numerosos de programas de TV, y hasta se ha atrevido a subir a un escenario, en 1966, para protagonizar la comedia teatral «La extraña pareja». ¿Cómo te quedas?

Ver la entrada original 364 palabras más

«Pong», ¿un juego de tenis?

El Retrovisor

¡Oh, qué maravilla! ¡Alucinante! ¡Hay que ver los avances tecnológicos que hay hoy día! Expresiones tan ardorosas y efusivas como estás fueron las que, probablemente, emitimos cuando, a comienzos de los años 70, descubrimos algo parecido a un juego de tenis, que simplemente consistía en dos líneas que, a modo de paleta, eran capaces de interceptar una pelota, consiguiendo que esta cruzara una pantalla parecida a la de un televisor.

Ver la entrada original 163 palabras más

«Sor Citroën»

El Retrovisor

La Dirección General de Tráfico debería obligar a las autoescuelas a proyectar Sor Citroën. Y no para enseñar cómo debe conducirse, sino todo lo contrario; o sea, para que los alumnos vean cómo no debe manejarse un vehículo, aunque también para convencer a los futuros conductores de que, pase lo que les pase al volante de un coche, nunca deben perder el sentido del humor.

Ver la entrada original 255 palabras más

La letra con tinta entra

El Retrovisor

En el colegio salesiano en el que estudiaba, como imagino que en muchos otros, una de las cosas que más cuidaban en nuestra educación era la caligrafía. Sí, la caligrafía; o sea, el intento de que, con mucha dedicación y esfuerzo, lográramos tener una buena letra. Para ello, casi diariamente dedicábamos un buen rato a escribir cuidadosamente en un cuaderno, tratando de que todas las letras de cada palabra estuvieran perfectamente perfiladas y, además, muy bien ligadas las unas a la otras, de modo que, cada una de ellas se escribiera de un solo trazo, o esa al menos era la intención.

Ver la entrada original 186 palabras más

«Guía para una jubilación feliz» ¡Ya a la venta!

¿A qué edad me puedo jubilar? ¿Cuál será mi pensión? ¿Cómo eliminar el dolor de lumbago? Hay preguntas que, en uno u otro momento de nuestras vidas, todos nos hacemos. Plusesmas.com, web líder en el mercado sénior, ha recopilado las dudas más frecuentes que nos surgen a partir de los 50 años para darles respuesta en la Guía para una jubilación feliz, disponible en quioscos y librerías. Continuar leyendo “«Guía para una jubilación feliz» ¡Ya a la venta!”

Una improvisación sobre el jazz

The Duke Ellington Orchestra interpreta «Take the A Train» con la cantante Betty Roche en la película «La canción del amanecer» («Reveille with Beverly», 1943) (Foto: Bettmann / Getty Images).

A inicios del siglo XX, todas las músicas tenían ritmo, melodía y armonía. Pero el jazz, y solo él, tenía improvisación. Los jazzistas eran músicos sin partituras. Cada sesión era un salto al vacío

Por Sabrina Duque (eldiario.es, 29-4-2019) Continuar leyendo “Una improvisación sobre el jazz”

¡23 de abril: Día del libro!

El Retrovisor

Para celebrar este bonito Día del libro, te invito a sumergirte en el delirio de las palabras que dan vida a estos sencillos pero emotivos libros que solo supe escribir con el corazón abierto y el alma desnuda.

«Un sinuoso viaje en el tiempo, a corazón abierto y con el alma desnuda, a través de diez relatos aparentemente inconexos, pero que componen un puzle vital que transcurre desde el milagro de nacer hasta el último aliento. Cada uno de ellos no es sino una historia íntima, centrada en el confuso laberinto de cada edad, con las circunstancias emocionales que rodean a cada uno de sus personajes, para los que, en la insondable aventura de vivir, cada instante es una experiencia única e indivisible».

http://www.esebook.com/product/475515/el-alma-desnuda

Ver la entrada original 239 palabras más

De primero: «Potaje de vigilia»

El Retrovisor

Si este fuera el blog se «MasterChef», «Top Chef», «Pesadilla en la cocina», «Karlos Arguiñano en tu cocina» o cualquiera de esos programas televisivos sobre cocina que tanto abundan y gustan, seguramente lo más apropiado sería empezar enumerando los ingredientes para preparar un exquisito «potaje de vigilia». Pero como este modesto blog no es sino un emotivo Retrovisor, lo más adecuado será simplemente echar un vistazo atrás, cuando este potaje era el «plato estrella» de una Semana Santa que mezclaba pasión y recogimiento, austeridad, abstinencia, devoción y ánimos contenidos.

Ver la entrada original 318 palabras más

Semana de Pasión

El Retrovisor

© Semana Santa en Los Silos (Santa Cruz de Tenerife). Procesión por la calle Dr. Jordán en los años 60

La llegada de la Semana Santa se recibía con entusiasmo por los más pequeños y, por supuesto, con recogimiento y devoción por los mayores. Para los primeros eran días de vacaciones y, por si fuera poco, en casa no solían faltar torrijas, pestiños, buñuelos o huevos de Pascua, que realmente estaban para chuparse los dedos.

Ver la entrada original 284 palabras más

Ya a la venta «Y lo demás es silencio»

Antología de poesía hispanoamericana contemporánea, vol. III

La editorial Chiado acaba de publicar el tercer volumen de esta completa antología poética, en la que, rebuscando con paciencia, puede encontrarse mi poema «Todo», lo cual siempre es de agradecer.

Sinopsis

No existe un más allá de este dominio,
Existimos nosotros cotidianos
Y existe bajo un cielo indiferente
El mundo que inventándonos creamos
Lo demás es inhumano es un misterio
Lo demás es vacío, lo demás es silencio.
                                           Gabriel Celaya

«Y lo demás es silencio». Antología de poesía hispanoamericana contemporánea, vol. III (Chiado Books, 2019), 478 págs., 25 €

https://www.chiadobooks.es/libreria/antologia-de-poesia-hispanoamericana-contemporanea-y-lo-demas-es-silencio-vol-iii