«Au clair de la lune…»

El francés era, salvo que alguien me corrija, el idioma que más se impartía en bachillerato, tal vez porque se pensaba que era la lengua extranjera más práctica de cuantas podían enseñarse. Al fin y al cabo, Francia era el país que más cerca nos pillaba y al que con más frecuencia hacíamos «turismo laboral», mientras que Inglaterra nos quedaba algo más lejos y, para ser sinceros, su lengua tenía mucho menos futuro. Otra cosa era el «norteamericano», por supuesto, que se hablaba de otra manera, pronunciando como si se masticara chicle, como bien se podía comprobar en muchas películas.

Con esos argumentos, desde primero de bachillerato, muchos nos aventuramos en la ardua tarea de aprender la hermosa lengua francesa. Para ello, no solo nos entregábamos a conjugar con soltura verbos como «avoir» o «être», sino también a saber manejar con facilidad los pronombres personales «je», «tu», «elle» o «nous», y los posesivos «mon», «ton», «son» o «notre». Con eso, y algo de vocabulario, poco a poco lográbamos apañarnos más o menos bien en francés.

Pero, para que todo fuera mucho más sugerente y atractivo, pronto comenzamos a aprender igualmente las tradicionales canciones francesas, de esas que no había galo que no supiera desde pequeño ni que entonara en cualquier momento. Entre ellas, resulta inolvidable aquella que rezaba en el estribillo:

«Dominique, nique, nique

S’en allait tout simplement,

Routier, pauvre et chantant

En tous chemins, en tous lieux,

Il ne parle que du Bon Dieu,

Il ne parle que du Bon Dieu…»

Bueno, y qué decir de aquella contagiosa melodía de Au claire de la lune (mon ami Pierrot), de cuyo estribillo muchos se acordarán, y que decía así:

«Au clair de la lune,

mon ami Pierrot,

prête moi ta plume

pour écrire un mot…»

¡Emocionante, eh! Pues, para rematar este efímero recuerdo de nuestras musicales clases de francés, solo echar una ligera mirada a nuestros tiempos escolares asomados Sur le ponte d’Avignon, que es una buena manera de otear el pasado. ¿Alguien se acuerda de esta canción? ¡Pues entonad conmigo…!

«Sur le Pont d’Avignon

l’on y danse, l’on y danse
.

Sur le Pont d’Avignon

l’on y danse tous en rond…»

 

2 comentarios sobre “«Au clair de la lune…»

  1. Y yo propongo otra:

    Frère Jacques,
    Frère Jacques,
    Dormez-vous?
    Dormez-vous?
    Sonnez les matines.
    Sonnez les matines.
    Ding, ding, dong.
    Ding, ding, dong.

    Como verás Pepe, yo de tu generación.
    Y diré que la “melodía” que resbala, sin querer, al oir hablar a alguien en francés, no la consigue ni la mejor canción de los Beatels…
    Lo siento, es mi opinión.
    Buenas noches a todos los seguidores de este gran blog, y en especial a la maravillosa persona que lo hace posible

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s