«Del rosa al amarillo»: Adiós a la infancia

Cuando, el 5 de septiembre de 1963, se estrenó «Del rosa al amarillo», nos quedamos un poco descolocados. Y no solo por esa historia tierna y sencilla sobre el amor que narraba la película, sino también por su propio director, Manuel Summers, que debutaba con ella en el cine comercial y al que, todavía hoy, muchos seguimos relacionando más con su faceta de humorista gráfico, en revistas como «La Codorniz», «Hermano Lobo» y el diario «ABC», que con la de cineasta.

Consideraciones al margen, la película, rodada en blanco y negro, con pocos medios y con un elenco de actores que no eran precisamente de los más cotizados entonces, nos trajo un soplo de aire fresco, al menos vista en aquellos comienzos de los años 60, que hoy ya sería otra «película».

Para algunos, incluso, «Del rosa al amarillo» supuso el inicio de lo que pronto se dio en conocer como «nuevo cine español», que parecía no llegar nunca, al menos con la misma rapidez con la que estas nuevas aventuras cinematográficas se habían instalado en otros países europeos, especialmente en Italia, Francia y Reino Unido.

Si alguien todavía no la recuerda, lo cual tampoco es un pecado mortal, solo remitirle a la escueta pero brillante sinopsis del argumento que aparece en «FilmeAffinity»: «Dos historias de amor destacan en una película: dos niños de 12 y 13 años, Guillermo y Margarita, obligados a dejar de verse durante el verano, y una pareja de ancianos, Valentín y Josefa, que se aman en silencio en el asilo donde viven». O sea, el hermoso pero difícil paso de la infancia a la adolescencia, y el tránsito por el tramo final de la vida, donde el amor es, sin duda, el mejor y más enérgico estimulante.

Los adorables niños, por cierto, eran Cristina Galbó y Pedro Díez del Corral, que se hicieron muy populares en aquel momento, y los ancianos, José Vicente Cerrudo y Lina Onesti, de los que no tenemos demasiadas referencias, lo que tampoco parece de gran relevancia. De lo que sí conviene tomar nota es de que este filme de Summers, del que hoy ya no valoramos siquiera si era bueno o malo, fue capaz de despertarnos e incluso de convertirse para algunos en una «película de culto», algo de lo que muchas otras no pueden presumir.

Anuncios

Un comentario sobre “«Del rosa al amarillo»: Adiós a la infancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s