La letra con tinta entra

En el colegio salesiano en el que estudiaba, como imagino que en muchos otros, una de las cosas que más cuidaban en nuestra educación era la caligrafía. Sí, la caligrafía; o sea, el intento de que, con mucha dedicación y esfuerzo, lográramos tener una buena letra. Para ello, casi diariamente dedicábamos un buen rato a escribir cuidadosamente en un cuaderno, tratando de que todas las letras de cada palabra estuvieran perfectamente perfiladas y, además, muy bien ligadas las unas a la otras, de modo que, cada una de ellas se escribiera de un solo trazo, o esa al menos era la intención.

Hasta aquí todo perfecto. De hecho, como tantos otros alumnos de vieja o no tan vieja escuela, hoy agradezco aquellos continuos ejercicios de caligrafía, que me han servido para presumir de una letra medianamente bonita e inteligible. El problema estaba en que, para escribir, había que utilizar unas plumillas de madera, que luego sustituiríamos por las de plástico, que había convenientemente que mojar a menudo en un tintero situado en la parte superior del pupitre. Y claro, lo complicado era no solo pringarse las manos de tinta azul como si estuviéramos opositando a Avatar, sino conseguir que no cayera una sola gota en el cuaderno sobre el que estábamos escribiendo, lo que generalmente obligaba a repetir la caligrafía. ¡Y maldita la gracia que hacía! Y es que, por mucho que uno lo intentara, el manchón de tinta no había manera de quitarlo ni con aquellos papeles secantes que teníamos a nuestra disposición. Caligrafia_cuaderno

Conclusión, la idea era estupenda, pero la ejecución dejaba mucho que desear, habida cuenta de que aquello de que “la letra con tinta entra” acababa por convertirse en una tortura caligráfica, de consecuencias insospechadas.

3 comentarios sobre “La letra con tinta entra

  1. Un artículo magnífico, Pepe, como todos los que escribes. Yo estudié con las monjas del colegio de Juan Ramón y San Antonio, y como te pasa a ti, no dejaré nunca de agradecer a la hermana María su dedicación en el tema de la caligrafía, tan descuidada … bueno olvidada en la actualidad con la abreviación de vocabulario a la que nos ha llevado internet y el lenguaje “móvil”…
    Yo estoy orgullosa de la enseñanza que recibí, aunque lamentablemente no escribiera en pluma, pese a los pesares que me dices que pasaste.
    Por cierto lo de Avatar… un puntazo.
    Una de las cosas mejor del día, leer tus artículos… No es peloteo…
    Un abrazo Mayte

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s