«Félix el gato, el único, único gato…»

Casi todos los dibujos animados que veíamos de pequeños en TV eran todo menos sofisticados; de hecho, solían ser bastante austeros y sencillos, lo cual no era impedimento para que nos encantaran, ansiosos como andábamos de ver cosas diferentes.

Uno de ellos, posiblemente el más simple de todos, era El gato Félix, un dibujo animado creado nada menos que para el cine mundo, que tuvo un gran éxito en los años 20, y que luego pasó sin demasiada fortuna al sonoro y, finalmente, a la TV, ya convertido en serie muy popular.

Los primeros capítulos de El gato Félix se estrenaron en la pequeña pantalla en 1958, aunque a nuestro país debió de llegar más tarde, como casi siempre. Fuera como fuese, lo cierto es que las aventuras de este avispado gato que poseía un maletín mágico, que sus villanos antagonistas trataban inútilmente de robarle, nos enganchaban cada tarde al televisor. Además, junto al protagonista, desfilaba todo un surtido de extravagantes personajes, como el siniestro Profesor, su inteligente sobrino Poindexter, el asistente del Profesor, el malvado robot Cilinder y el pequeño Vavoom, un esquimal amigo de Félix. ¡Como para desfilar en la Fashion Week de Madrid!

Además, casi todos los capítulos se limitaban a lo mismo: que dónde está el maletín, que te lo robo, que no vas a poder a hacerlo, que ya veremos… En fin, un tira y afloja que, inocentes de nosotros, nos dejaba ensimismados. Ya solo la cancioncilla con la que se iniciaba la serie nos contagiaba. Si alguno aún se acuerda, tarareaba aquello de:

«Félix el gato, el único, único gato […]

te hará reír/ te hará sentir/

que a tu casa debieras venir/

viendo a Félix, el único gato».

Bueno, y no digamos ya cada vez que, todo presuntuoso, el descarado gato le decía a su encendido rival: «¡Oh, Profesor, se me olvidó mi maletín mágico!» Frase, por cierto, que los entonces fans de El gato Félix o Félix el gato, que tanto me da que me da lo mismo, de vez en cuando pronunciamos, quizá para que, a modo de contraseña, dejemos constancia de la generación a la que pertenecemos.

Texto incluido en el libro El Retrovisor. Un paseo emocional por la memoria (El Ojo de Poe, 2019), páginas 150-151

https://elretrovisorblog.wordpress.com/pedir-libro/

3 comentarios sobre “«Félix el gato, el único, único gato…»

  1. !Qué dibujos! A mí me encantaría que se repitieran todas las series animadas de esos años y algunas posteriores, unas porque provocaban risa, otras sorpresa, otras tensión, otras emoción…, a saber, Heydi, Tom y Jerry, Los Picapiedra, Scooby Doo (distintas generaciones, pero que bonitas)… !Sniff! !Sniff! … lo que hemos disfrutado con estas maravillas.

    Me gusta

    1. La canción de apertura de Félix el gato era :

      Félix el gato, el único, único gato
      si en algún apuro se ve/
      con triquiñuelas ha de vencer/
      Félix el gato, el único, único gato
      Te hará reir,te hará sentir/
      que a tu casa debieras venir/
      viendo a Félix, el único gato».

      Fué Félix el Gato mi entretenimiento absoluto, Yo tenía solo 5 años de edad cuando estrenamos en Octubre de 1966 el primer televisor y disfrutaba mucho viendo en TVE los episodios.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s