Historia de España (III): De la invasión musulmana a los Reyes Católicos

Después de todas las apasionantes aventuras que, durante el segundo trimestre de Historia de España, con la excusa de la Reconquista habíamos vivido con superhéroes nacionales como Don Pelayo y El Cid, el tercero lo iniciábamos con la tranquilidad de que los «okupas» musulmanes, por fin, habían decidido sacar el billete de vuelta a sus casas y dejarnos tranquilos en nuestras tierras, que para eso eran nuestras y las teníamos hipotecadas.

Y qué mejor manera de escenificar aquel intercambio de llaves que la de los Reyes Católicos en Granada haciéndose cargo de nuevo de la Península Ibérica frente al último rey musulmán, Boabdil; sí, el que «lloró como mujer lo que no supo defender como hombre». Emocionante momento aquel, sin duda, que tan bien retratarían algunos de nuestros grandes pintores, como Francisco Pradilla y Ortiz, cuyo cuadro La rendición de Granada, que pudimos conocer con todo detalle, es seguramente el más logrado y hermoso.

¡Pues, hala, tema resuelto! Pero, desde luego, la cosa con los Reyes Católicos no terminaba ahí. ¡Pues no les quedaban cosas por resolver! Que si lo de un tal Cristóbal Colón, navegante italiano al que no se le había ocurrido otras cosa que ir a las Indias por el camino más corto; que si lo de su hija Juana, a la postre reina Juana I de Castilla, que andaba «loca de amor» por Felipe el Hermoso, apodo que ya dejaba claro el por qué de la locura de Juana; que si lo de la unidad de Castilla y Aragón, que era lo mismo que decir de España; o sea, como hoy mismo. En fin, y tantas y tantas cosas más que, durante mucho tiempo, nos tuvo en vilo, como si fuera una telenovela.

Incluso dudábamos de que todo aquello que nos contaba el profesor de Historia sobre los Reyes Católicos fuera verdad, pero así lo constataban también nuestros libros de texto, de modo que no había mucho resquicio para la duda.

Por supuesto, el cuadro que ilustra este «emocionante» tema es La rendición de Granada (1882), óleo sobre lienzo de Francisco Pradilla (Museo del Senado, Madrid).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s