A José Molina Molero, mi padre

In memoriam

El 6 de abril hubiera cumplido 93 años. Como siempre, al acordarme, he estado tentado a escribir algo sobre él, pero el paso del tiempo desvanece la memoria, así que finalmente he decidido desempolvar este breve texto que escribí para el homenaje que se le rindió en Granada, su ciudad natal, en 2004 y que resume cuál fue el verdadero sentido de su vida.

«No le alcanza la memoria para recordarlo, pero a buen seguro que, al nacer, su primera señal de vida fue un estruendoso “do de pecho”, al que luego seguiría un re y un mi y un fa y un sol la si… Corría el año 1927 —un 6 de abril, para ser más exactos— cuando aquel niño había dejado bien claro que su principal deseo en el mundo era “dar la nota”; en el sentido más literal de la frase, se entiende, o sea, que llegaba dispuesto a dedicarse en cuerpo y alma a la música.

Y así fue como José Molina Molero —Pepito, para simplificar y para entendernos— empezó a componer la larga partitura de su vida, a la que aún hoy sigue dedicándole corazón y tiempo. De la mano de su padre —músico también, cómo no— y de su propia mano, poco a poco se fue enredando entre instrumentos, acordes y estribillos, hasta no poder desatarse. Fue, primero, “niño prodigio” con el acordeón —“gran atracción”, como se decía entonces— y, más tarde, “hombre prodigio” con el piano. Entre uno y otro, guitarra, bandurria, saxofón, banjo… Estaba claro que lo suyo era crear música, ya fuera con teclas, fuelles, cuerdas o vientos.

Durante sus ya cercanos 77 años, este Pepito incansable no ha dejado ni un solo día de vivir al compás que la música le imponía: andante, a veces; vivace, o allegro ma non troppo, otras. Ha subido a escenarios de todos los ambientes, colores y decorados —cafés, teatros, salas de fiestas, boits, restaurantes, carpas de circo…—. Ha pisado pueblos, ciudades y países de todos los gustos y climas —desde los fiordos helados de Noruega a los horizontes cálidos de Marruecos o Turquía, sin dejar un solo rincón de la geografía hispana—. Ha sido “impagable compañía” de artistas de cualquier condición: famosos, anónimos, recién llegados, a vueltas de todo, geniales o insufribles, entre los que “la Velasco”, “la Mistral” o “la Montiel” forman parte de su nómina más selecta. Y, como los buenos directores de cine, ha dominado como pocos todos los géneros: del pasodoble al bolero, de la czarda a los “remeros del Volga”, del jazz al son cubano, del Albéniz clásico al “agua, azucarillos y aguardiente”.

Y qué más da el tono, la partitura, el escenario o el artista. La música, siempre, era lo único que importaba. Por eso, Pepito —pero también don José, Molina o simplemente maestro, según la admiración, la amistad o el respeto que suscitara— merece un sincero homenaje como este, en el que sentimientos, recuerdos, familiares, amigos, ausentes involuntarios y, por supuesto, un puñado de buenas canciones se dan obligada cita.

Así pues… ¡Que empieza la música! ¡Que toque Pepito!».

A mi padre, con quien me sobraron gestos y me faltaron palabras que compartir.

 

7 comentarios sobre “A José Molina Molero, mi padre

  1. Gracias, Mayte, por leer el texto. La verdades que pensaba que iba a pasar bastante inadvertido, porque es un tema muy personal, pero hay mucha gente que, sobre todo a través de Facebook, le ha gustado mucho. En fin, nunca se sabe que cosas nos pueden interesar o no.

    Me gusta

  2. Señor molina hermoso y emotivo homenaje a su padre, le felicito. Hacia tiempo que no entraba en su blog; me disculpo por ello; pues no olvido la gratitud que le debo por la generosidad que tuvo conmigo en aquellos queridos recuerdos del 46.
    Como siempre un respetuoso saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s