Woody Allen: psicólogo de cabecera

Antes de enamorarme perdidamente de Woody Allen después de asistir atónito al estreno de Annie Hall, en 1978, ya había empezado a sentirme seducido por él en películas como Toma el dinero y corre (1969), Bananas (1971), El dormilón (1973) o Sueños de seductor (1972), esta última dirigida por Herbert Ross, en las que descubrí que había una forma distinta de hacernos reír, solo comparable a algunas de las inolvidables películas de los Hermanos Marx.

Pero fue sin duda después de Annie Hall y, especialmente, de Manhattan (1979), cuando decidí que, por fin, había encontrado mi alter ego, tal vez como muchos otros jóvenes de la época. Y es que debo reconocer que, en aquel tiempo, con él compartía su visión paranoica de la vida, su rol de tipo perdedor con pocas opciones de salir airoso de cualquier situación y, por supuesto, su complicada relación con las mujeres, algo, creo, de lo que muy pocos estábamos exentos en aquellos años de cambios, represiones y dudas.

Hasta tal punto me fui haciendo seguidor incondicional de Allen, que incluso decidí ir apuntando en una pequeña libreta todas aquellas reflexiones que escuchaba en sus películas que no solo me parecían graciosas o brillantes, sino que también se ajustaban a la perfección, como un traje hecho a la medida, a la idea que yo tenía de la vida, entre pesimista, absurda y desconcertada.

Debo decir que aquella rutina a la que caí rendido me sirvió para darle vueltas a muchas de las cosas cotidianas a las que no sabía muy bien cómo enfrentarme, pero también para hacerme el interesante en alguna que otra conversación, lo que me parecía un buen recurso para relacionarme con otros y, sobre todo, ligar, cosas ambas que, pese a todo, casi siempre me quedaban para septiembre e incluso me obligaban a repetir curso.

Como no sé si estamos en horario infantil, me limitaré a compartir algunas de aquellas reflexiones «poco subiditas de tono» que apuntaba en mi pequeña libreta, y de las que aún sigo acordándome, quizá porque, a pesar del tiempo transcurrido, Woody Allen continúa siendo mi «psicólogo de cabecera».

A ver, un momento, que busco mi libreta de la memoria… Aquí está. A ver qué dice… Pues sí, en ella tengo anotadas reflexiones tales como:

«Nos enamoramos. Bueno, yo me enamoré, ella simplemente estaba allí» (Bananas, 1971).

«El sexo es lo más divertido que he hecho sin sonreír» (Annie Hall, 1977).

«La cuestión es: ¿he aprendido algo sobre la vida? Solo esto: los seres humanos están divididos entre mente y cuerpo. La mente abarca todas las aspiraciones nobles, como la poesía y la filosofía, pero el cuerpo se lleva toda la diversión» (La última noche de Boris Grushenko, 1975)

«Nada que valga la pena puede ser entendido por la mente» (Manhattan, 1979).

«Yo creo que la vida está dividida en lo horrible y lo miserable. En esas dos categorías. Y lo horrible son los enfermos incurables, los ciegos, los lisiados… No sé como pueden soportar la vida, me parece asombroso. Y los miserables somos todos los demás. Así que al pasar por la vida deberíamos dar gracias por ser miserables. Por tener la suerte de ser miserables» (Annie Hall).

… Y tantas y tantas otras más… ¡Ah, bueno, y, por supuesto, no puedo olvidarme de aquella simple pero precisa visión de la vida, que aún tengo como «lema de campaña»:

«¿Conocen este chiste? Dos señoras de edad están en un hotel de alta montaña y dice una: “Vaya, aquí la comida es realmente terrible”. Y contesta la otra: “Sí, y además las raciones son tan pequeñas”. Pues, básicamente, así es como me parece la vida. Llena de soledad, miseria, sufrimiento, tristeza… Y sin embargo se acaba demasiado deprisa» (Annie Hall).

Un comentario sobre “Woody Allen: psicólogo de cabecera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s