Mariano Medina, “el hombre del tiempo”

El Retrovisor

No necesitaba artilugios especiales, ni cromas, ni pantallas digitales, ni efectos visuales, ni nada que se le pareciera. Con una simple pizarra, un sencillo mapa dibujado en ella y una diminuta tiza tenía suficiente para explicarnos a todos los españoles si mañana debíamos salir a la calla en manga corta, con un jersey de lana o ataviados con un chubasquero.

Pues ese era Mariano Medina, “el hombre del tiempo”; en realidad el único que conocíamos, una persona de aspecto afable y bonachón, que durante casi treinta años se coló en nuestras casas a través de TVE para decirnos qué tiempo iba a hacer, y a quien, de alguna manera, decidimos adoptar como a uno más de la familia. Y es que su presencia resultaba tan cotidiana, que si alguien se lo encontraba en el ascensor o en el portal de casa, seguro que lo saludaba como si tal cosa, como…

Ver la entrada original 226 palabras más

Anuncios

De besos nada…

Los sábados por la tarde, en el colegio religioso en el que estudiaba proyectaban películas. Así, además de entretenernos, nos tenían recogiditos “en casa”, que por ahí fuera había mucha tentación y muy malas compañías. Continuar leyendo “De besos nada…”

Para efectos especiales, los de antes

Hace unos días, por casualidad, vi en TV la película Exodus. Dioses y reyes, una de esas superproducciones que, de vez en cuando, invaden la cartelera exhibiendo músculo con sus impresionantes efectos especiales. ¡Y desde luego que impresionan! En este caso, sin ir más lejos, todo resulta grandioso, especialmente cuando las aguas del Mar Rojo se abren para dejar paso a los más de 600.000 esclavos hebreos que, guiados por Moisés (sí, el de las Tablas de la Ley), huyen de la implacable persecución de las huestes egipcias, que intentan por todos los medios que no lleguen a la Tierra Prometida. Continuar leyendo “Para efectos especiales, los de antes”