Nevadas

Valencia 1946 – Porta del Mar. Archivo Jacinto Aupí Agramont

Por Manuel Vicent («El País». 11-2-2018)

Conocí por primera vez la nieve el 15 de enero de 1946, a los 10 años. El día de Reyes en el cine del pueblo habían echado la película «Argel» y aun estaban Charles Boyer y Hedy Lamarr mirándose a los ojos en los cartones expuestos en la fachada del bar Nacional cuando sobre ellos empezaron a caer los primeros copos. Camino de la escuela, mientras sonaba en mi bolsa la caja de lápices Alpino, vi que la nieve caía también sobre el tiovivo y los barracones de tiro que estaban montando los feriantes para la fiesta de San Sebastián. A media tarde la nieve ya había cubierto los tejados, los campos de hortalizas, los naranjos y los nidos de los pájaros que yo me sabía. Durante toda la noche continuó nevando dentro de un silencio blanco y suspendido. Por la mañana no se oían ladridos de perros ni relinchos de caballos, no piaban los gorriones ateridos y tampoco zureaban los palomos. Sobre ese silencio de algodón el sol radiante iluminó el metro de nieve que cubría todo lo que podías ver desde la montaña hasta el mar. La nevada heló los naranjos y añadió más hambre y desolación a la que había traído la guerra. Esta nieve tan bonita nos hará más pobres que las ratas —decía mi padre—. La naturaleza no cambia, ni aprende ni olvida. Este año ha caído una nieve como la de 1946, pero entre las dos nevadas la vida ha reventado. La nieve pura de mi niñez cubría la miseria, el miedo y la represión. Esta nevada de 2018 ha producido atascos de coches de gente feliz que venía de esquiar el fin de semana. Entonces en el pueblo se decía que la Virgen se estaba apareciendo a una niña. Hoy SpaceX acaba de lanzar al espacio el cohete Falcon Heavy para colocar un coche eléctrico Tesla en la órbita del sol más allá de Marte. Pero la naturaleza no aprende. Sigue nevando siempre igual sobre la miseria y la locura humana.

https://elpais.com/elpais/2018/02/09/opinion/1518176452_566993.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Valencia 1946. © Editorial Prensa Valenciana, S.A.

Continuar leyendo “Nevadas”

Anuncios

Fotonovelas: pasiones y desengaños

Con la TV aún en pañales, aunque la criatura ya empezaba a andar con paso firme y hasta ya sabía decir «mamá» y «papá», en la década de los 60 los seriales radiofónicos seguían viviendo su época dorada. Claro que, mientras la audiencia se decantaba entre uno u otro medio de entretenimiento, con lo que nadie contaba era con el arrollador impacto que de pronto empezaron a tener las «fotonovelas», con lo que también el papel ponía su granito de arena en las ansias emocionales de los españoles y, sobre todo, de las españolas, que según parece eran las más entregadas a los desgarradores enredos amorosos. Continuar leyendo “Fotonovelas: pasiones y desengaños”

Margot Moles, la atleta republicana que abrió el camino olímpico y terminó recluida en casa por el franquismo

Margot Moles y Ernestina de Herreros en las Olimpiadas de 1936. Foto cedida por Ignacio Ramos

Por Laura Galaup (eldiario.es [16-2-2018])

Han tenido que pasar más de 80 años desde que compitió por última vez en un evento deportivo para que se haya publicado una biografía sobre una de las deportistas pioneras de nuestro país, Margot Moles (1910-1987). Esta mujer fue la primera española, junto a su compañera Ernestina de Herreros, en participar en unos Juegos Olímpicos de Invierno, en 1936. Ese año se convirtió en la campeona de España de esquí femenino. Continuar leyendo “Margot Moles, la atleta republicana que abrió el camino olímpico y terminó recluida en casa por el franquismo”

En Sapporo, para Paquito el oro

Desde luego, ya iba siendo hora de que, veintiséis años después, es decir, desde que Blanca Fernández Ochoa lograse la medalla de bronce en la prueba de eslalon en los JJ OO de Alberville (Francia), no hubiésemos rascado bola, mejor dicho, medalla, en unos Juegos de Invierno. Así que no queda otra que celebrar como se merecen los dos bronces ganados por Regino Hernández, en snowboard cross, y Javier Fernández, en patinaje artístico, en Pyeongchang (Corea del Sur). Continuar leyendo “En Sapporo, para Paquito el oro”

Canción a solas

El Retrovisor

¡Feliz San Valentín!

Tú, tan solo tú, un anochecer suspirando y yo. Tú y yo, un espacio adormecido jugando entre ambos, el aire leyendo la despedida de la tarde. A solas tú y yo. Tímidamente a solas, entre paredes temblando como rosas de papel, tendidos nuestros corazones al pie de un rincón incendiado por una pasión llorando a solas.

Ver la entrada original 244 palabras más

La radio. «Ustedes son formidables»

Difícil será encontrar a alguien que no recuerde aquellas tardes con toda la familia reunida alrededor de la mesa camilla escuchando la radio: concursos, canciones, comerciales, o sea, anuncios, seriales, «partes» de Radio Nacional… A las puertas aún de las primeras emisiones de TVE, habrá que convenir, desde luego, como diría la publicidad del Scattergories, que se aceptaba «radio» como «animal de compañía». Continuar leyendo “La radio. «Ustedes son formidables»”

La panadería del barrio

El Retrovisor

Allá por los años 60, justo enfrente de mi casa, se encontraba la seductora «panadería de Doña Concha», que era como se conocía entre los vecinos porque, ahora que lo pienso, no tenía ni nombre, en realidad como muchas de las demás tiendas que había en el barrio, como la de ultramarinos de «Don José» o la mercería de «Mari Pili». ¿Y para qué? Lo verdaderamente importante es que, ya a primera hora de la mañana, aquel maravilloso olor a pan recién hecho que salía de la tienda se colaba por las rendijas de las ventanas y nos anunciaba un nuevo día, que prometía ser muy «sabroso».

Ver la entrada original 232 palabras más

Adamo, poder de seducción

Hace unos días, Claudio de Miguel, director y presentador del programa «El Guateque» de Radio Inter, comentaba en su página de Facebook: «Ayer, en el teatro Apolo de Madrid, gran éxito del legendario cantante, uno de los máximos ídolos de la Europa de los 60, Adamo. Elegante, amable, simpático, con un gran grupo de acompañamiento, !que gran profesional!».

«¡Caramba!», fue la primera expresión que se me vino a la cabeza. Bueno, debo reconocer que la expresión era algo más subidita de tono pero, estando como estamos en horario infantil, quizás no convenga reproducirla ahora. «¡Caramba! —insisto—, pero si todavía anda vivito y coleando —y no lo digo con segundas intenciones— aquel jovencito que causaba furor entre las jóvenes y adolescentes de la época». Continuar leyendo “Adamo, poder de seducción”

Larga vida a la linotipia

Fotografía: François Nascimbeni

Primer plano: «El País Semanal» (28-1-2018)

El semanario francés «Le Démocrate de l‘Aisne» es la última publicación francesa (y probablemente la única de Europa) que imprime con tipografía de plomo, como se hacía a principios del siglo XX. En la redacción, ubicada en Vervins, al noreste de Francia, la linotipia y la rotativa siguen siendo las máquinas estrella. Y los periodistas, aparte de buscar historias locales que plasmar luego en papel, también ayudan en las labores de producción. Este semanario de actualidad no tiene versión online ni seguidores en redes sociales. Ni falta que le hace. «Le Démocrate de l‘Aisne», fundado en 1906 por Pascal Ceccaldi, imprime cada semana unos 1.100 ejemplares y cuenta con unos 950 abonados que pagan 26 euros al año.

https://elpais.com/elpais/2018/01/19/eps/1516362366_986337.html