José Luis Ozores. De profesión: cómico

José Luis Ozores en «El Tigre de Chamberí». Foto: A Ortas

Habrá que convenir, desde luego, que de si algo han podido presumir el cine y el teatro españoles durante largo tiempo —lo cual no exime para que puedan seguir haciéndolo, aunque me temo que ya no en la misma medida— es de su extraordinario plantel de actores y actrices, a los que no está de más evocar de tarde en tarde, a modo de rendido tributo. Aunque solo sea por debilidad personal, entre ellos me tomo la libertad de recordar, refrescando así nuestra a veces demasiado frágil memoria colectiva, a José Luis Ozores, un cómico de mirada inocente y sonrisa dulce difícil de olvidar.

Sin ir más lejos, hace pocos días tuve la inmensa fortuna de poder ver de nuevo «El Tigre de Chamberí» (1957), una de aquellas maravillosas comedias costumbristas que se hacían en los años 50 y 60, y que tanto nos alegraban la vida. Y, por supuesto, volví a disfrutar con ella, y no solo porque me divertí de lo lindo con la rocambolesca historia de ese tal Miguel Orégano, un simple ciudadano de a pie con «aspiraciones» a perdedor, al que la casualidad acaba por convertir en un boxeador apodado «El Tigre de Chamberí», sino porque, por enésima vez, pude admirar la extraordinaria vis cómica de su protagonista, el irrepetible José Luis Ozores.

La vida, por desgracia, no le sonrió demasiado, pero durante el tiempo en que pudo estar activo como actor nos regaló impagables interpretaciones en películas como «Recluta con niño» (1955), «Historias de la radio» (1955), «Los ladrones somos gente honrada» (1956), «La vida en un bloc» (1956), «El gafe» (1958), «Un ángel tuvo la culpa» (1959), «Ahí va otro recluta» (1960), «La hora incógnita» (1963) y tantas otras más, además de en papeles de obras teatrales como «El poder» (1965), ya casi al final de sus días.

Hijo de actores, hermano mayor del director y guionista Mariano Ozores y del también actor Antonio Ozores, y padre de la actriz Adriana Ozores, José Luis fue uno de aquellos magníficos cómicos que, en las décadas de los 50 y 60, se asomaban a los escenarios y a la gran pantalla para disfrute y deleite de los espectadores. Él en particular fue un actor como ha habido pocos, de los que, de haber tenido la oportunidad, hubiera sin duda obtenido un Oscar, un Goya, la Palma de Oro en Cannes o el César francés. Pero sus apenas 44 años de vida y la época en la que discurrió su carrera no le hicieron justicia.

A muchos, al menos, siempre nos queda el consuelo de verle de nuevo dando vida al tartaja Miguel Orégano en «El Tigre de Chamberí», al desesperado Miguel Cañete de «Recluta con niño» que no sabe qué hacer con Pipo, su hermano pequeño, cuando es llamado a filas, o al bueno de Urrutia de «El gafe», al que siempre parece perseguirle la mala suerte.

Un comentario sobre “José Luis Ozores. De profesión: cómico

  1. Informas, emocionas, dibujas en nuestros rostros una sonrisa… o una lágrima. Gracias a ti, Pepe, que nos sacas por breves instantes de los tediosos días, de los problemas latentes, …, ¿de alguna noche eterna?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s