«Infierno en Pasarón»

El Pontevedra C.F. en la temporada 1966-67, con un equipo «de lujo» difícil de olvidar: Cobo, Irulegui, Batalla, Álvarez, Calleja, Vallejo, Neme, Martín Esperanza, José Jorge, Antonio y Odriozola.

Viendo cómo anda últimamente el fútbol y cómo a veces es más noticia lo que sucede fuera que dentro del campo, está claro que, desde hace ya largo tiempo, mucho ha cambiado esto del «balompié». Para empezar, y no es moco de pavo, definitivamente ha desaparecido la épica de los partidos a los que asistíamos de pequeños, esos enfrentamientos a cara descubierta en la que los jugadores ponían sobre el césped toda la pasión de la que eran capaces para ganar el partido, y los espectadores enardecían de entusiasmo.

Entre esos legendarios encuentros, que a menudo teníamos la suerte de poder ver en TV la tarde de los domingos, resulta difícil no acordarse de los que se celebraban en el mítico estadio de Pasarón, el campo del Pontevedra Club de Fútbol, un equipo histórico que vivió su época dorada en los años 60, cuando militaba con orgullo en Primera División, y que hoy transita con más gloria que pena en el Grupo I de Segunda División.

En aquel estadio, especialmente cuando la lluvia arreciaba en la ciudad, cada partido era un viaje a los infiernos. De hecho, más de un cronista deportivo siempre hablaba de «infierno en Pasarón». Y es que, con el césped embarrado y los jugadores enfangados hasta las cejas, era como asistir en directo a la batalla de Waterloo o a la de Trafalgar.

En esos años, sobre todo durante las temporadas de mediados de la década, el Pontevedra era un equipo temible, ante el que cualquier rival se sentía amedrentado, ya fuera el Real Madrid, el Barça, el Atlético de Madrid o el Athletic de Bilbao. En ese equipo, quiero recordar, militaban «gladiadores» futbolísticos como Celdrán, Irulegui, Batalla y Cholo, una muralla infranqueable que no había manera de traspasar ni con un salvoconducto. De ellos, me acuerdo especialmente de José Antonio Irulegui Garmendía, un guipuzcoano de Lasarte que había militado en la Real Sociedad, y que desde la temporada 1965-1966 jugó en el Pontevedra.

Pues este rudo y potente lateral derecho era un poco el símbolo de aquella épica de la que hablo, y que hoy solo ha quedado reducida a algún partido aislado, que hay mucho en juego, y no solo entrega, pasión y orgullo.

Un comentario sobre “«Infierno en Pasarón»

  1. Pepe, este artículo tuyo me ha servido para intentar poner a prueba a mi marido, un erudito de este memorable deporte. Claro al pobrecito le he empezado a decir nombres y me miraba con cara de asombro… no tenía ni idea… Pero pobriño si no había nacido el chiquitín…
    Yo sí que conste. Un abrazo Pepe.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s