La canción del verano o lo que queda de ella

A estas alturas de la película, todavía hay quienes siguen empeñados en encontrar la «canción del verano». Sin ir más lejos, en este caluroso estío en el que andamos enfrascados, que no refrescados, parece ser que, entre los temas favoritos para alzarse con tan digno galardón, están, entre otros muchos: «Lo malo» (Aitana y Ana Guerra), «Downtown» (Annita y J Balvin), «Me niego» (Reik, Ozuna y Wisin), «Sin pijama» (Becky G y Natti Natasha), «La cintura» (Álvaro Soler), «Ya es hora» (Ana Mena, Becky G y De La Ghetto), «Clandestino» (Shakira y Maluma), «El anillo» (Jennifer López), «Usted» (Juan Magán y Mala Rodríguez) y «Malamente» (Rosalía), que parece ser la mejor posicionada. Canciones, en todo caso, de las cuales, debo reconocer, que no tengo la más pajolera idea.

Dicho todo esto, y poniéndonos ya serios en una cuestión tan trascendental como esta, he de reconocer que no sé muy bien cuándo fue la última vez que podría decirse que «oficialmente» se decidió que un tema fuera declarado «canción del verano». Porque canciones que han sonado mucho durante la época estival las ha habido, y muchas, pero creo que ninguna ha merecido tan loable calificativo. Tal vez también porque lo de «canción del verano» parece que hace ya largo tiempo que pasó a mejor vida, o simplemente a otra vida, amén de las especulaciones musicales que hoy día siguen cultivándose con mucha voluntad pero poca fortuna.

Así las cosas, quizás King África y su explosiva «Bomba», allá por el año 2000, podría ser considerado «el último mohicano», como el título de la película de Daniel Day-Lewis, siempre con permiso de Georgie Dann (1994) y su incombustible «barbacoa», o sea, «La barbacoa», para ser más precisos, que continúa siendo extraoficialmente canción de todos los veranos en cualquier pueblo que se precie, posiblemente en la misma medida que «Paquito el chocolatero», que no es que sea o deje de ser canción del verano, sino que es simple y llanamente «la canción».

Dicho todo esto, lo que es evidente es que todas estas disquisiciones de última hora no desmerecen para nada aquella emotiva y feroz lucha musical que había, especialmente en los años 60 y 70, por alcanzar la «champions» de la canción que más sonaba durante el sofoco veraniego. Y en esas, cómo no acordarse de la «Chica yeyé» (Conchita Velasco, 1965), «Black is Black» (Los Bravos, 1966), «Tres cosas» (Cristina y los Stop, 1967), «Limón limonero» (Henry Stephen, 1968), «María Isabel» (Los Payos, 1969) y, por supuesto, la culminación de todas las canciones del verano: «Un rayo de sol» (Los Diablos, 1970), «La felicidad» (Palito Ortega, 1971), «Vacaciones de verano» (1972) y «Eva María» (1973), con las que Fórmula V repetía título.

Desde luego, todo un catálogo de «inolvidables» canciones, al menos desde el punto de vista emocional, que de vez en cuando nos resultan agradables recordar, aunque solo sea para no borrar de un plumazo pequeñas cosas que nos ayudaban a engordar nuestra «felicidad», ¿a que sí, Palito? Palito Ortega, claro, al que se le subía «La chevecha» allá por 1968.

Un comentario sobre “La canción del verano o lo que queda de ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s