«De España para los españoles» en «tierra extraña»

Primer contingente de emigrantes hacia Bélgica, en 1957. Foto: Manuel Iglesias (EFE)

Mientras asistimos atónitos, y a veces impasibles, a ese interminable drama de exiliados huyendo del exilio o refugiados tratando de encontrar «refugio» en fronteras que no tienen salida; migrantes de todos los colores exponiendo sus vidas en miserables pateras surcando mares revueltos; barcos de rescate Aquarius o Diciotti a la deriva sin un puerto en el que poder desembarcar su «mercancía»…, y autoridades que solo admiten invitados exclusivos en sus «casas de lujo», los recuerdos de nuestra propia tragedia humana se van poco a poco desvaneciendo.

En lo que se refiere a «mi querida España, esta España mía, esta España nuestra», que diría Cecilia, conviene no olvidar que entre 1959 y 1973 emigraron, solo al continente europeo, 1.066.440 personas (el 71% de la emigración total)*, que se dice pronto. Durante ese periodo de tiempo, una de las etapas de mayor crecimiento se produjo entre de 1961 y 1964. Así que, en esa época, ya eran miles de españoles los que habían decidido marcharse a otro país en busca de una vida mejor, y que aún tardarían largo tiempo en regresar, si es que alguna vez podían o querían volver.

Para que todos esos «involuntarios exiliados» se sintieran un poco más cerca de su casa, en 1964 año comenzó a emitirse el programa radiofónico «De España para los españoles», que tan emotivamente presentaba la locutora de radio y actriz María Matilde Almendros Carcasona, quien cada noche, después de escucharse su inconfundible sintonía —o sea, el «Lady of Spain» interpretado por la entonces imprescindible orquesta y coro de Ray Conniff—, empezaba con aquello de: «Un servicio de Radio Nacional de España en Barcelona dirigido a cuantos españoles nos sintonicen desde fuera de sus hogares».

Retrato de María Matilde Almendro en los años 50, con dedicatoria a Manuel Franch.

En este legendario programa, dirigido en efecto a los españoles que estaban lejos de su hogar, y que tanta gente escuchaba fuera y dentro de nuestras fronteras, se leían las cartas que los emigrantes enviaban con saludos para sus familias. Y, para añadirle más emotividad aún, las familias, a su vez, les dedicaban canciones a sus seres queridos que estaban fuera de sus casas, allá en Francia, Alemania o Suiza, que eran los países a los que en mayor número habían dirigido sus esperanzas de trabajo y de un futuro más digno.

Entre esas canciones, por cierto, seguro que no faltaban «En tierra extraña», ese maravilloso tema que con tanto sentimiento interpretaba Concha Piquer, y que aún hoy nos sigue poniendo los pelos de punta; la no menos emotiva «Adiós a España», con la que Antonio Molina conseguía desencadenar un tsunami de lágrimas, o «El emigrante», la canción a la que tanto ardor le ponía Juanito Valderrama y que solía ser una emotiva rúbrica para muchas de esas cartas.

«De España para los españoles» estuvo en antena 13 años, de 1964 a 1978, y su conductora, María Matilde Almendros, recibió, el 25 de marzo de 1969, el premio Ondas a la mejor locutora de radio, que entonces, como hoy, era un extraordinario reconocimiento para una profesional de los medios de comunicación como ella.

María Matilde era, sin duda, el alma de este programa, que tantas lágrimas, emociones y alegrías transmitió durante sus largos años en antena. Y es que no había sensación más profunda que acostarse cada noche y escuchar las sentidas palabras de aquellos que, lejos de sus casas, soñaban con poder volver algún día y abrazar a sus seres queridos.

Y ahora por favor, a modo de sentimental despedida, que suene la orquesta y coro de Ray Conniff y su deliciosa «Lady of Spain»…

PD

No tengo constancia de que alguna emisora siria emita un programa titulado «De Siria para los sirios». Lo que sí puedo afirmar con rotundidad es que las ondas radiofónicas del Viejo Continente, llamado así por algo, no permiten sintonizar alguno llamado «De Europa para los sirios», ¿o será que yo no he encontrado el dial correcto?

Texto incluido en el libro El Retrovisor. Un paseo emocional por la memoria (El Ojo de Poe, 2019), páginas 162-164

https://elretrovisorblog.wordpress.com/pedir-libro/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s