«¿No es verdad ángel de amor…?» «Si tú lo dices…»

El Retrovisor

Cartel de «Don Juan Tenorio» (1922) de Ricardo de Baños.

En «mi querida España», que diría Cecilia, no deja de sorprenderme la extraordinaria pasión con la que, en muchas localidades, se siguen defendiendo a capa y espada antiguas tradiciones que, según parece, tienen un alto valor histórico y cultural, precisamente por eso, por ser «antiguas». Otra cosa es en qué consistan, que eso ya resulta ser lo de menos, porque qué más da si la dichosa tradición consiste en envarar toros hasta dejarlos sin respiración o en embolarlos, que, al parecer, también es muy divertido; en tirar una pava o una cabra desde el campanario de una iglesia, colgar gansos de una cuerda o perseguir a un gato por todo el pueblo; o lanzarse a diestro y siniestro entre todo el personal asistente todo tipo de «productos de la huerta», ya sean tomates, vino tinto o calimocho, algo no menos…

Ver la entrada original 1.018 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s