La Carta de Reyes…

Bien está que nos dejemos ya de tanta celebración navideña, y a la mayor urgencia posible nos centremos en este principio de año en lo realmente importante, o sea, en la lista de Reyes. Bueno, teniendo en cuenta que estamos en «El Retrovisor», me refiero a repasar aquella relación de juguetes que quizás alguna vez nos trajeron los Reyes o que, probablemente, pedimos en una ilusionante carta a Melchor, Gaspar o Baltasar, según las preferencias de cada cual, pero de los que nunca supimos su paradero. Pongamos por ejemplo…

Tren eléctrico

Todos los años había un juguete que, en mi caso, siempre pedía con verdadera ilusión a los Reyes Magos, pero que no había forma de que me trajeran: un tren eléctrico, así que del Scalextrix ya ni hablamos.

Recortables

Hay que ver lo entretenidos que eran los recortables. La mayoría de ellos eran para niñas, claro, o sea, los de ropa para vestir a las muñecas. Pero también había para niños, como los de coches o soldados. Como en tantas cosas, lo de distinguir entre el rosa y el azul era habitual.

Soldaditos de plástico

Lo de las guerras no nos gustaba demasiado, pero sí que nos encantaban aquellos soldaditos de plástico con los que jugábamos a guerrear, como si de una película bélica se tratara.

«Diablotín»

¿Alguien se acuerda del «diablotín»? Sí, aquel juego de habilidad tan divertido que consistía en ordenar letras y números y en el que tanto empeño poníamos. ¡Vamos, una variante del cubo de Rubik, pero a la española!

Tiburón Citroën

Par los niños, desde luego, pocos juguetes había tan alucinantes como aquel elegante «Tiburón Citroën Payá», que hasta podía dirigirse a distancia con un pequeño volante.

Caleidoscopio

No sé por qué, pero me encantaban los caleidoscopios, que cuando era pequeño estaban bastante de moda. Tenía incluso algunos de fabricación casera que me hacía mi padre.

Rancho «La Ponderosa»

El éxito de la serie «Bonanza» hizo que se hiciera muy popular aquel rancho «La Ponderosa» de madera que todos los niños querían tener para jugar con él «a los vaqueros».

PD
Ruego encarecidamente a las potenciales seguidoras de este humilde Retrovisor que añadan a esta lista aquellos juguetes que entonces, como es posible que ahora, tuvieron a las niñas como casi exclusivas destinatarias de los mismos. Sobre todo para que esta pequeña relación de juguetes que ahora se publica quede convenientemente completada. Gracias por anticipado a aquellas mujeres, entonces niñas o adolescentes, que mantengan nítida y nostálgica su memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s