Herta Frankel y su Perrita Marilín

El Retrovisor

Los más pequeños de la casa, aunque dudo de si no había que incluir también a los más mayores, éramos fans incondicionales de aquella perrita caniche llamada Marilín que, a pesar de ser bastante impertinente y respondona, nos parecía realmente encantadora. De hecho, era difícil no encontrar a un niño o una niña de la época, o sea, de mediados de los años 60, que no quisiera tener una Marilín en su casa, porque para impertinente y responda ya teníamos a nuestra hermana mayor.

Ver la entrada original 318 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s