Francia rehabilita a Louis de Funès como maestro de la comedia

Por Álex Vicente, «El País» (3-5-2020)

Menospreciado durante años por su humor pedestre y su expresividad histérica, sin rival en la taquilla a lo largo de dos décadas, el cine de Louis de Funès protagoniza una inesperada rehabilitación en Francia. La reposición televisiva de sus películas, rescatadas para aportar una pizca de sosiego al confinamiento, ha congregado cinco millones de espectadores por título. Una exposición en la Cinemateca Francesa, la primera dedicada a un actor, tenía que abrir sus puertas el 1 de abril. La crisis sanitaria obligó a aplazar la inauguración, lo que no ha logrado frenar una reivindicación que llevaba tiempo fraguándose. En 2019 ya se inauguró un museo dedicado a su obra en Saint-Raphaël, en la Costa Azul, donde su mítico personaje de gendarme impuso la ley en los sesenta, antes de filmes tan exitosos como «La gran juerga» (1966), «El gran restaurante» (1966) o «El tatuado» (1968).

No es que De Funès vuelva a ser un actor, porque nunca dejó de serlo. La novedad es que se le vea como algo más que un concierto de histrionismo y ranciedad. «Me interesaba acercarme a él como creador, como un autor que dejó una marca propia», explica el crítico Alain Kruger, comisario de la muestra en la Cinemateca Francesa, que abrirá sus puertas en las próximas semanas. «Fue un heredero de la pantomima y la “commedia dell’arte”, con un sentido del ritmo alucinante, digno del pianista de jazz que solía ser, y una elegancia en su manera de actuar, próxima a la danza». Combinó la comedia física del cine mudo con un gusto por la mueca propio de un dibujo animado en un cóctel enloquecido que no ha envejecido tan mal como cabría esperar. Más bien al revés: Kruger lo designa como uno de los intérpretes más influyentes de la actualidad, detectando su huella en la cara elástica de Jim Carrey, pero también en la plana mayor del cine cómico francés, encabezada por nombres como Jean Dujardin, Benoît Poelvoorde o Christian Clavier, protagonista de «Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?», heredera directa de su humor. Incluso Nicolas Sarkozy bromeó sobre su supuesto parecido con el actor en la campaña que lo llevó al Elíseo en 2007: compararse con De Funès lo humanizaba. […]

[Puedes leer el artículo completo en https://elpais.com/cultura/2020-05-02/francia-rehabilita-a-louis-de-funes-como-maestro-de-la-comedia.html]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s