«La tía Tula», retrato de la España provinciana

Estrenada en el cine Lope de Vega de Madrid, el 21 de septiembre de 1964, «La tía Tula», según acertadamente se resalta en la web de «Filmin», es una «asombrosa adaptación de la obra de Miguel de Unamuno. Toda una conmoción para el cine español de los sesenta que alcanza un rigor dramático y una solidez formal inaudita para plasmar un brillante recuadro de la sociedad provinciana de la época» (Miguel Ángel Palomo). Razones no le faltan a esta sucinta reseña de la espléndida «opera prima» de Miguel Picazo, uno de aquellos jóvenes directores españoles, como Carlos Saura, Basilio Martín Patino, Vicente Aranda, Manuel Summers, Gonzalo Suárez, Jaime Camino, Jorge Grau y Pere Portabella, entre otros, que en la década de los 60 trataron de darle un nuevo rumbo a nuestro cine, siguiendo de algún modo la estela marcada poco antes por otros ilustres de la dirección como Luis García Berlanga, Juan Antonio Bardem y José Antonio Nieves Conde. Eran los síntomas más evidentes del denominado «foco madrileño» y de la llamada «Escuela de Barcelona», que no hacían sino tratar de activar en nuestro país lo que movimientos cinematográficos como el «Free Cinema» británico, la «Nouvelle Vague» francesa y, ya anteriormente, el «Neorrealismo» italiano habían logrado en otros países europeos. Continuar leyendo “«La tía Tula», retrato de la España provinciana”

Anuncios

Hollywood aterriza en Madrid

«MAD about Hollywood» es el título de una interesante exposición que muestra la huella que dejaron en Madrid los actores y actrices de cine de Hollywood que trabajaron y vivieron en la región durante los años 50 y 60.

El final del sistema de estudios de Hollywood, en 1948, provocó que actores, productores, directores y guionistas pudieran moverse libremente. Así, en los 50 empezaron a rodarse en Madrid grandes superproducciones, gracias sobre todo a partir de la llegada del productor estadounidense Samuel Bronston, que quiso convertir nuestro país en un segundo Hollywood.

Elizabeth Taylor y Michael Wilding con la prensa en el hotel Castellana Hilton de Madrid. Septiembre, 1953. Fondo fotográfico Gerardo Contreras. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid.

Continuar leyendo “Hollywood aterriza en Madrid”

Cines de verano: Películas a la luz de la luna

Antiguo cine de verano en Badajoz

La diosa fortuna ha querido que, desde hace ya algunos años, en algunos localidades de este nuestro, a veces, bendito país se hayan recuperado, para uso y disfrute del personal hoy presente, aquellos inolvidables cines de verano en los que nos acomodábamos plácidamente muchas noches estivales. Continuar leyendo “Cines de verano: Películas a la luz de la luna”

«Siente un pobre a su mesa»

En los años 50, el régimen franquista puso en marcha la famosa campaña «Siente un pobre a su mesa», cuya finalidad no era otra que impulsar el espíritu solidario de los españoles; o sea, «en fechas tan señaladas» —a saber, la Navidad», promover en el pueblo un sentimiento de caridad cristiana hacia los más necesitados. Continuar leyendo “«Siente un pobre a su mesa»”

George Méliès: La magia en el cine

El viaje a la Luna de Méliès: chiflados pioneros en la era de los ingenios

Por Carlos Zúmer (© Jot Down Cultural Magazine)

Es sabido que Georges Méliès fue uno de los asistentes a la famosa proyección que organizaron los hermanos Lumière el 28 de diciembre de 1895 en el Salón Indio del Grand Café, apenas un sótano en un cafetería cualquiera del Boulevard de los Capuchinos de París. Allí, una multitud atónita que no sabía si iba al circo o al teatro contempló con éxtasis las primeras grabaciones del cinematógrafo. Se recogía, por ejemplo, la salida de unos obreros de una fábrica o la llegada de un tren a la estación. Es sabido, ya lo hemos dicho, que el mago Méliès estaba entre los asistentes, y se supone, esto es seguro, que quedó tan impresionado como el resto de los presentes, hasta el punto de lanzarse sobre los Lumière para lograr un ejemplar del maravilloso artilugio tomavistas. Era la época de la segunda revolución industrial, en la que inventores de todo tipo, dramaturgos, ingenieros, fotógrafos, periodistas, ponían todo su empeño especulativo en imaginar las más disparatadas máquinas que revolucionarían la vida de los ciudadanos. Georges Méliès compartía idéntica inquietud, pero sus inclinaciones eran más bufas y creativas, con un toque excéntrico que se revelaría indispensable. La historia audiovisual le debe muchos homenajes a este pintoresco mago del cinematógrafo, que con un cohete y un par de pinceles llevó al primitivo cine hasta la luna de sus primeros albores. Continuar leyendo “George Méliès: La magia en el cine”

… Y en Semana Santa: una de romanos

Hay que reconocer que a los que nos encantaban las películas de romanos, la llegada de la Semana Santa era al principio una «bendición» pero, claro, con un poco de moderación, que hasta lo bueno acaba saturando. Para empezar, no había sala cine, ya fuera de barrio o de estreno, en el que no se proyectara una de esas películas, así que no había elección posible: o una de romanos o una de romanos. Continuar leyendo “… Y en Semana Santa: una de romanos”

Un viaje a través del cine francés

Si alguien no tuvo oportunidad de verlo en su día, le recomiendo que «busque desesperadamente», en internet o en cualquier de las plataformas digitales que existen hoy en día, «Voyage à travers le cinéma français» («Viaje a través del cine francés»), del extraordinario cineasta francés Bertrand Tavernier (Lyon, 1941), un completo y apasionado documental, de más de tres horas de duración, que recorre la obra de los grandes cineastas de la historia del cine francés de los años 30, 40, 50, 60 y 70, desde Jean Renoir a François Truffaut, pasando por Melville, Carné, Vigo, Godard…, y tantos otros más. Directores que, debo reconocer, también forman parte de la historia emocional de todos aquellos que, desde que descubrimos sus películas, allá por los años 70, siempre hemos sentido una especial fascinación por el cine galo. Continuar leyendo “Un viaje a través del cine francés”

Para efectos especiales, los de antes

Hace unos días, por casualidad, vi en TV la película Exodus. Dioses y reyes, una de esas superproducciones que, de vez en cuando, invaden la cartelera exhibiendo músculo con sus impresionantes efectos especiales. ¡Y desde luego que impresionan! En este caso, sin ir más lejos, todo resulta grandioso, especialmente cuando las aguas del Mar Rojo se abren para dejar paso a los más de 600.000 esclavos hebreos que, guiados por Moisés (sí, el de las Tablas de la Ley), huyen de la implacable persecución de las huestes egipcias, que intentan por todos los medios que no lleguen a la Tierra Prometida. Continuar leyendo “Para efectos especiales, los de antes”

«El espíritu de la colmena»: el poder de la luz

«En un pequeño pueblo de Castilla, a mediados de los años cuarenta y en plena posguerra, Isabel y Ana, dos hermanas de ocho y seis años respectivamente, ven un domingo la película «El Doctor Frankenstein». A la pequeña la visión del filme le causa tal impresión, que no deja de hacer preguntas sobre el monstruo a su hermana mayor». De esta manera tan bien sintetizada puede leerse en FilmAffinity el argumento de «El espíritu de la colmena», aquella maravillosa película de un joven Víctor Erice, de apenas 33 años, que a muchos cinéfilos empedernidos de entonces nos dejó atónitos cuando se estrenó, el 7 de octubre de 1973. Continuar leyendo “«El espíritu de la colmena»: el poder de la luz”

«Sor Citroën»

La Dirección General de Tráfico debería obligar a las autoescuelas a proyectar Sor Citroën. Y no para enseñar cómo debe conducirse, sino todo lo contrario; o sea, para que los alumnos vean cómo no debe manejarse un vehículo, aunque también para convencer a los futuros conductores de que, pase lo que les pase al volante de un coche, nunca deben perder el sentido del humor. Continuar leyendo “«Sor Citroën»”

Buscando a Chencho desesperadamente

¡Hay que ver las Navidades que nos hizo pasar el dichoso Chencho en 1962! Sí, Chencho, el más pequeño de los quince hijos del matrimonio formado por Carlos Alonso (Alberto Closas) y Mercedes Cebrián (Amparo Soler Leal), que se extravía en la Plaza Mayor de Madrid cuando iba de paseo junto a su abuelo (José Isbert) y varios de sus hermanos para disfrutar del ambiente navideño. Continuar leyendo “Buscando a Chencho desesperadamente”

«Del rosa al amarillo»: Adiós a la infancia

Cuando, el 5 de septiembre de 1963, se estrenó «Del rosa al amarillo», nos quedamos un poco descolocados. Y no solo por esa historia tierna y sencilla sobre el amor que narraba la película, sino también por su propio director, Manuel Summers, que debutaba con ella en el cine comercial y al que, todavía hoy, muchos seguimos relacionando más con su faceta de humorista gráfico, en revistas como «La Codorniz», «Hermano Lobo» y el diario «ABC», que con la de cineasta. Continuar leyendo “«Del rosa al amarillo»: Adiós a la infancia”

… Y llegó «La caza»

A algún sobresalto que otro estábamos acostumbrados cuando veíamos alguna película española, pero lo que de verdad nos pilló a traición fue el estreno, en 1965, de La caza, un largometraje de un director joven, de poco más de treinta años, llamado Carlos Saura, que ya unos años nos había zarandeado con Los golfos (1959). Continuar leyendo “… Y llegó «La caza»”

El Cinerama, «una de las maravillas del mundo»

En diciembre de 1958 se estrenó en el entonces cine Albéniz de Madrid y en el Teatro Nuevo de Barcelona un revolucionario formato cinematográfico que se conocía como «Cinerama». Básicamente, esta nueva maravilla tecnológica, que intentaba darle un mayor aliciente al cine con el fin de combatir la feroz competencia de la televisión, consistía en rodar las películas simultáneamente con tres cámaras de 35 mm y, luego, proyectarlas también con tres cámaras a la vez sobre una pantalla gigantesca, lo que conseguía que las imágenes resultaran realmente espectaculares. El único problema, según parecía, es que se notaban ligeramente las líneas que separaban las tres proyecciones, aunque probablemente esto fue solo un mal menor comparado con lo que luego acontecería. Continuar leyendo “El Cinerama, «una de las maravillas del mundo»”

¡Una de indios!

A mis amigos y a mí nos encantaban las películas del Oeste, así que estábamos deseando que proyectaran una de ellas en cualquiera de los muchos cines que había en el barrio, fuera de la época que fuera, o sea, de los 40, los 50 o los 60, en blanco y negro, en sepia o en color, que en eso en las sesiones dobles no había discriminación.

Eso sí, no a todos nos gustaban las mismas historias ni los mismos personajes. Algunos, por ejemplo, preferían los filmes en los que aparecían muchos vaqueros, buenos y malos, que se liaban a tiros en “duelos al sol” y, sobre todo, que hubiera mucha “sed de venganza”, que era lo que más predominaba en casi todas ellas y lo que más entusiasmo provocaba. Por eso, no se perdían títulos del tipo Duelo de titanes, Texas, Centauros del desierto, Horizontes de grandeza, Solo ante el peligro, Río Bravo, Río Rojo, Hoguera de odios, El sheriff de Oracle…, y tantos otros más; todos ellos, por cierto, grandes filmes del género western, como luego aprendimos que se dice. Continuar leyendo “¡Una de indios!”