«Bonanza»: El clan de los Cartwright

Desde luego, hay que ver lo buenos, honrados y educados que eran los miembros de la familia Cartwright. Con ese padre, Ben (Lorne Green), viudo él, tan pendiente de sus hijos… Y esos hijos, Adam (Pernell Roberts), Hoss (Dan Blocker) y Little Joe (Michael Landon), que eran una bendición del cielo y que no sabían vivir el uno sin el otro. Bueno, ¿y qué me decís de ese rancho La Ponderosa en el que vivían tan ricamente, allá en Virginia City, junto al Lago Tahoe (Nevada)? Ya lo hubiéramos querido cambiar por la casa que los abuelos tenían en el pueblo o por ese chalé con el que soñábamos tener algún día y que, por desgracia, nunca tuvimos, y al que sin duda hubiéramos llamado «La Ponderosa». Continuar leyendo “«Bonanza»: El clan de los Cartwright”

Anuncios

«De España para los españoles» en «tierra extraña»

Primer contingente de emigrantes hacia Bélgica, en 1957. Foto: Manuel Iglesias (EFE)

Mientras asistimos atónitos, y a veces impasibles, a ese interminable drama de exiliados huyendo del exilio o refugiados tratando de encontrar «refugio» en fronteras que no tienen salida; migrantes de todos los colores exponiendo sus vidas en miserables pateras surcando mares revueltos; barcos de rescate Aquarius o Diciotti a la deriva sin un puerto en el que poder desembarcar su «mercancía»…, y autoridades que solo admiten invitados exclusivos en sus «casas de lujo», los recuerdos de nuestra propia tragedia humana se van poco a poco desvaneciendo. Continuar leyendo “«De España para los españoles» en «tierra extraña»”

«Estudio abierto». En memoria de José María Íñigo

José María Íñigo junto a Catherine Deneuve, uno de aquellos personajes de «lujo» que de vez en cuando visitaban el plató de «Estudio abierto»

Aún con su recuerdo fresco en la memoria, resulta difícil no acordarse de José María Íñigo sin hablar de «Estudio abierto», aquel inolvidable programa presentado por él y creado por Fernando Navarrete que, a comienzos de la década de los 70, nos descubrió que había otra forma de hacer TV, de la que poco o nada sabíamos hasta entonces. Continuar leyendo “«Estudio abierto». En memoria de José María Íñigo”

La radio. «Ustedes son formidables»

Difícil será encontrar a alguien que no recuerde aquellas tardes con toda la familia reunida alrededor de la mesa camilla escuchando la radio: concursos, canciones, comerciales, o sea, anuncios, seriales, «partes» de Radio Nacional… A las puertas aún de las primeras emisiones de TVE, habrá que convenir, desde luego, como diría la publicidad del Scattergories, que se aceptaba «radio» como «animal de compañía». Continuar leyendo “La radio. «Ustedes son formidables»”

Herta Frankel y su Perrita Marilín

Los más pequeños de la casa, aunque dudo de si no había que incluir también a los más mayores, éramos fans incondicionales de aquella perrita caniche llamada Marilín que, a pesar de ser bastante impertinente y respondona, nos parecía realmente encantadora. De hecho, era difícil no encontrar a un niño o una niña de la época, o sea, de mediados de los años 60, que no quisiera tener una Marilín en su casa, porque para impertinente y responda ya teníamos a nuestra hermana mayor. Continuar leyendo “Herta Frankel y su Perrita Marilín”

“Popeye el marino soy…”

Aunque parezca mentira, de pequeño me hice un adicto empedernido a las espinacas gracias a Popeye, aquel marino algo fanfarrón y buscapleitos que, cuando las circunstancias lo requerían, se tomaba un bote de tan sabrosa verdura y se ponía hecho un toro. ¡Qué maravilla, debí de pensar entonces, poder tener esa musculatura simplemente comiendo un puñado de espinacas! Bueno, y también debía de pensarlo mi madre, que con la excusa de Popeye me inflaba a espinacas de todas las formas posibles: en tortilla, rehogadas, rebozadas, en potaje…, y yo creo que hasta crudas. Continuar leyendo ““Popeye el marino soy…””

El «intrépido» Superagente 86

No recuerdo haber visto una serie de TV más entretenida y desternillante que Superagente 86, aquella fantástica parodia de las películas de espías que empezó a emitirse en TVE en octubre de 1966. Ya la presentación de cada capítulo resultaba apoteósica, con esa interminable sucesión de puertas que se abrían y cerraban para dejar paso al protagonista, Maxwell Smart (Dom Adams), hasta llegar a una cabina telefónica. Continuar leyendo “El «intrépido» Superagente 86”

“Vuelo 605”: directo al cielo

Amante incondicional como he sido desde joven, y aún sigo siendo, de la radio, durante largos años he tenido la inmensa fortuna de poder ir descubriendo voces y programas que no solo han sido una impagable compañía, sino que también me han provocado todo tipo de sensaciones: alegría, emoción, ternura, tristeza… y hasta inquietud.Angel Alvarez En esa extensa y gratificante experiencia radiofónica, creo que no he conocido voz más cálida y seductora que la de Ángel Álvarez, aquel piloto y radiotelegrafista de Iberia que, un buen día, decidió emprender su propio viaje estelar, al que muchos decidimos subirnos. Continuar leyendo ““Vuelo 605”: directo al cielo”

«El fugitivo» ¡Como pille al manco!

Hay que ver la de sofocos que, durante casi cuatro años, nos hizo pasar el bueno de Richard Kimble (David Janssen), aquel pediatra al que acusan injustamente de haber matado a su esposa. Pero si el día del asesinato él había visto salir de su casa a un tipo al que le faltaba un brazo, ¿cómo es posible que la policía no le creyese?

Así que al pobre Dr. Kimble no le quedó otra solución que huir de la justicia para tratar de encontrar al malísimo manco, que se escurría como una serpiente. Para ello, no tenía más remedio que moverse sin parar de un sitio a otro, escondiéndose como podía y utilizando todos los disfraces posibles, mientras a él le seguía el rastro el implacable teniente Philip Gerard (Barry Morse), el policía que se había empeñado en volver a detener a Kimble. ¡Desde luego, había que tener mala uva! Continuar leyendo “«El fugitivo» ¡Como pille al manco!”

Raymond Burr como Perry Mason

Vistas como andan las cosas hoy día en nuestro país, con tantas tramas judiciales de todos los colores y para todos los gustos, la verdad es que nos vendría nada mal tener a un nuevo Perry Mason en casa; o sea, a aquel experto abogado que, en los años 50 y 60, era el protagonista de una de las series de TV que más éxito tuvieron entonces.

Interpretada por Raymond Burr, un gran actor con aspecto de tipo implacable y seguro de sí mismo, Perry Mason, en efecto, batió récords de audiencia y nos permitió casi doctorarnos en derecho, teniendo en cuenta todo lo que aprendíamos, en cada capítulo, en los juicios en los que el susodicho abogado tenía que defender un difícil caso, generalmente con un complejo asesinato de por medio, de esos que daban para un argumento lleno de enredos, intrigas y misterios. Continuar leyendo “Raymond Burr como Perry Mason”