Cliff Richard, «Congratulations»

Desde luego, tuvo guasa la cosa. Me explico: para una vez que ganamos Eurovisión, o sea, en 1968, con el famoso «La, La, La» que interpretó Massiel, va y en España arrasa la canción que quedó en segundo lugar. Sí, no hace falta recordarlo, «Congratulations», que cantaba un británico llamado Cliff Richard, que aquí muy pocos conocían aún, y que, según todas las encuestas, era el gran favorito para ganar el Festival, sobre todo porque «jugaba en casa». Continuar leyendo “Cliff Richard, «Congratulations»”

Canciones del otro lado del Atlántico

Después de «fiebre del domingo por la tarde» —véase guateque— y «fiebre del sábado noche» —véase discoteca—, hubo un tiempo en el que, musical y emocionalmente, muchos nos sentíamos más argentinos, chilenos, peruanos o cubanos que franceses, alemanes, italianos o ingleses. Al fin y al cabo, compartir sentimientos, ansiedad y una misma lengua necesariamente creaba un vínculo invisible difícil de romper. Continuar leyendo “Canciones del otro lado del Atlántico”

Festival de la Canción de Benidorm

El Retrovisor

Julio Iglesias, en 1968, durante su actuación en el Festival de Benidorm.

Según he podido comprobar en internet, que en eso de buscar información sí que nos ha solucionado la vida, desde 2008 se celebra en la localidad alicantina de Benidorm, todavía hoy día uno de los iconos turísticos de esta querida España, el llamado «Low Cost Festival Benidorm», que extraoficialmente puede ser considerado como el continuador del Festival Internacional de la Canción de la referida localidad.

Ver la entrada original 553 palabras más

La canción del verano o lo que queda de ella

El Retrovisor

A estas alturas de la película, todavía hay quienes siguen empeñados en encontrar la «canción del verano». Sin ir más lejos, en este caluroso estío en el que andamos enfrascados, que no refrescados, parece ser que, entre los temas favoritos para alzarse con tan digno galardón, están, entre otros muchos: «Lo malo» (Aitana y Ana Guerra), «Downtown» (Annita y J Balvin), «Me niego» (Reik, Ozuna y Wisin), «Sin pijama» (Becky G y Natti Natasha), «La cintura» (Álvaro Soler), «Ya es hora» (Ana Mena, Becky G y De La Ghetto), «Clandestino» (Shakira y Maluma), «El anillo» (Jennifer López), «Usted» (Juan Magán y Mala Rodríguez) y «Malamente» (Rosalía), que parece ser la mejor posicionada. Canciones, en todo caso, de las cuales, debo reconocer, que no tengo la más pajolera idea.

Ver la entrada original 382 palabras más

Las canciones con «Sapore di sale» más deliciosas de «Il mondo»

Desgraciadamente, hoy día, salvo loables excepciones, le hemos perdido la pista a la música italiana. En realidad, la hemos sustituido por su deliciosa gastronomía, especialmente por las pizzas y los macarrones, que nos producen otros gustos, aunque no tan sentimentales. Continuar leyendo “Las canciones con «Sapore di sale» más deliciosas de «Il mondo»”

Festival de la Canción de Benidorm

Julio Iglesias, en 1968, durante su actuación en el Festival de Benidorm.

Según he podido comprobar en internet, que en eso de buscar información sí que nos ha solucionado la vida, desde 2008 se celebra en la localidad alicantina de Benidorm, todavía hoy día uno de los iconos turísticos de esta querida España, el llamado «Low Cost Festival Benidorm», que extraoficialmente puede ser considerado como el continuador del Festival Internacional de la Canción de la referida localidad. Continuar leyendo “Festival de la Canción de Benidorm”

La canción del verano o lo que queda de ella

A estas alturas de la película, todavía hay quienes siguen empeñados en encontrar la «canción del verano». Sin ir más lejos, en este caluroso estío en el que andamos enfrascados, que no refrescados, parece ser que, entre los temas favoritos para alzarse con tan digno galardón, están, entre otros muchos: «Lo malo» (Aitana y Ana Guerra), «Downtown» (Annita y J Balvin), «Me niego» (Reik, Ozuna y Wisin), «Sin pijama» (Becky G y Natti Natasha), «La cintura» (Álvaro Soler), «Ya es hora» (Ana Mena, Becky G y De La Ghetto), «Clandestino» (Shakira y Maluma), «El anillo» (Jennifer López), «Usted» (Juan Magán y Mala Rodríguez) y «Malamente» (Rosalía), que parece ser la mejor posicionada. Canciones, en todo caso, de las cuales, debo reconocer, que no tengo la más pajolera idea. Continuar leyendo “La canción del verano o lo que queda de ella”

Eurovisión 2018: ¡Madre del amor hermoso!

Amaia y Alfred en su actuación en la final de Eurovisión 2018. ARMANDO FRANCA AP

Después de ver anoche la última edición del llamado «Festival de la Canción de Eurovisión», o sea, Eurovisión, a secas, me he levantado muy ufano dispuesto a hacer una crítica feroz al pavoroso espectáculo que mis ojos y mis oídos pudieron ver y oír, y, por ende, a vanagloriar los viejos tiempos de lo que fue un certamen en el que la música y las buenas canciones eran las protagonistas, mientras que el esperpento quedaba para otras ocasiones. Así que, ordenador en mano, me he aprestado con firme devoción a recordar a Gigliola Cinquietti, Udo Jürgens, Sandie Shaw, France Gall, Frida Boccara, ABBA, Celine Dion… y tantos otros ganadores más de Eurovisión, sin olvidar, por supuesto, a Massiel y a Salomé, nuestras insignes vencedoras del Festival en 1968 y 1969. Continuar leyendo “Eurovisión 2018: ¡Madre del amor hermoso!”

Canciones al gusto del consumidor

Hoy día, a lo más que podemos aspirar cuando entramos en algún sitio para degustar algo —llámese bar, cafetería o local de copas— es a que su dueño o bien destile un gusto musical exquisito y tenga a bien poner una adecuada música de fondo o, lo que suele ser más habitual, que haya un televisor de plasma colgado en la pared emitiendo continuamente vídeos insoportables de no se sabe qué tipo de música o, lo que suele ser más doloroso aún, conectado a YouTube. Bueno, eso o que expresamente el local en cuestión tuviera actuaciones en directo a las que voluntariamente asistíamos, lo cual ya era entrar en otra dimensión, tal vez la tercera o la cuarta. Continuar leyendo “Canciones al gusto del consumidor”

El boom de la guitarra clásica

Andrés Segovia, en un concierto en el Real Concertgebouw de Ámsterdam, el 3 de noviembre de 1962
Foto: Jac. de Nijs / Anefo (Nationaal Archief)

Ni que decir tiene el entusiasmo con el que los españoles siempre nos hemos entregado, por ejemplo, a una disciplina deportiva, aunque hasta entonces no tuviéramos pajolera idea de ella, cuando la casualidad quería que algún español triunfara en la misma de manera inesperada. Tales fueron los casos, por citar solo algunos, del proverbial Arturito Pomar, el niño prodigio del ajedrez, que con apenas 12 años ya daba «jaque mates» a diestro y siniestro; o del malogrado Joaquín Blume, que a mediados de los 50 destacó sobremanera en gimnasia artística; o de Manuel Santana, quien, a principios de los 60, ya había ganado nada menos que dos veces en Roland Garros, que, al parecer, era un torneo la mar de importante en eso del tenis; o, más recientemente aún, de Severiano Ballestero, que a finales de los 70 nos descubrió que en el resto del mundo había un deporte muy popular y prestigioso que simplemente consistía en golpear una pelotita con un palo. Continuar leyendo “El boom de la guitarra clásica”

¡Larga vida al jazz!

UNSPECIFIED – JANUARY 01: Photo of Ella Fitzgerald; Agency: Redferns (Photo by Gilles Petard/Redferns)

[30 de abril, Día Internacional del Jazz]

Aunque resulte presuntuoso, debo reconocer que empecé a descubrir el jazz con apenas 5 o 6 años. Y no porque mi instinto infantil me condujera ello, lo cual sí que hubiera sido poco menos que milagroso, sino porque las casualidades de la vida quisieron que mi padre fuera pianista y, por suerte, jazzista empedernido. Continuar leyendo “¡Larga vida al jazz!”

Se llamaba «copla»

Érase una vez un género musical llamado «copla» que formaba parte irrenunciable de la banda sonora de millones de corazones que, para seguir bombeando amor, sueños y esperanzas, necesitaban escuchar hermosas melodías y bonitas letras bañadas en poesía que hablasen de amores imposibles o desgarradores, pero también de amores desmedidos, de esos por los que uno sería capaz de dar la vida, de celos, de traiciones, de sentimientos a flor de piel y de pasiones ardientes. Continuar leyendo “Se llamaba «copla»”

La canción protesta

Érase una vez un tiempo en el que decir lo que uno pensaba, creía o sentía resultaba francamente difícil, por no decir imposible, ¡así que de protestar ni hablamos! No resultaba fácil, desde luego, silenciar ideas y palabras, pero era lo que, por desgracia, nos había tocado vivir y a lo que había que resignarse, habida cuenta de que, por mucho que nos esforzáramos en ello, mucha solución inmediata no veíamos. Continuar leyendo “La canción protesta”

Palito Ortega, el multiusos

Llamándose Palito, la verdad, no parecía que fuera a triunfar demasiado en esto de la música. Pero lo cierto que este argentino simpático y guapetón lo petó en el mundo del espectáculo, tanto en la canción, como en el cine y la televisión. De hecho, y concretando cifras, para que la cuestión quede perfectamente certificada, desde que comenzó a despuntar en 1962, y hasta hoy día, el amigo Palito ha grabado nada menos que 39 álbumes y 6 recopilatorios; ha trabajado en 33 películas, ha intervenido en numerosos de programas de TV, y hasta se ha atrevido a subir a un escenario, en 1966, para protagonizar la comedia teatral «La extraña pareja». ¿Cómo te quedas? Continuar leyendo “Palito Ortega, el multiusos”

¡A ver ese «Ropopompom…»!

Ahora que se acerca la Navidad, conviene empezar a ensayar villancicos, para que las fiestas no nos pillen con la mente en blanco. Y, para abrir fuego, se recomienda encarecidamente repasar con detenimiento «La canción del tamborilero», o sea, aquel popular tema checo que, en 1965, hizo tan famoso Raphael, entonces nuestro cantante «franquicia», como se diría en la NBA. Continuar leyendo “¡A ver ese «Ropopompom…»!”

El inolvidable festival de la OTI

Hay que ver el entusiasmo con el que acogimos la celebración, el 25 de noviembre de 1972, de la primera edición del Festival OTI de la Canción, cuyo recuerdo resulta francamente estupendo para festejar el Día de la Hispanidad o el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, por citar solo algunos ejemplos que se ahora me vienen a la memoria y que nos sirven para recuperar el espíritu «hispano-americano» de otros tiempos. Continuar leyendo “El inolvidable festival de la OTI”