El valor de las palabras

Con aspiraciones juveniles a ser director o guionista de cine y, más tarde, enamorado incondicional del teatro, pasión a la que tuve que echar el telón no por voluntad propia, el destino me llevó finalmente a sumergirme durante más de treinta años en el mundo editorial, a fabricar libros, revistas… y «otras cosas de leer». A lo largo de todo ese tiempo, he sido un todoterreno (redactor, editor, maquetista, corrector, jefe de producción, portadista…) que, en el fondo, nunca ha dejado de pensar que escribir ha sido, y continúa siendo, la mejor manera que tengo de expresar lo que veo, siento y amo, quizá porque las palabras siempre han sido mis más fieles y valerosas aliadas para retratar el mundo que me rodea y el que late dentro de mí.

José Molina

pepe copia

Anuncios